Errores que cometemos al guardar nuestros alimentos en el refrigerador

0
54

En más de una ocasión nos ha pasado que nuestros alimentos, a pesar de estar en el refrigerador, no se mantienen frescos. Esta situación es molesta, pues a nadie le gusta ver cómo nuestra comida se desperdicia. De acuerdo con la organización Food Revolution Network la conservación de alimentos es difícil si no conocemos en qué espacio de nuestro refrigerador debe ir cada uno.

Aquí te mostramos los errores más comunes que cometemos al guardar nuestros alimentos en el refrigerador:

1- Guardar los vegetales de hoja verde en bolsas cerradas:

Un ejemplo claro es cuando metemos la lechuga en una bolsa cerrada, acción con la que impedimos que circule el aire alrededor de las hojas. De acuerdo con el blog de estilo de vida Lifehack, esta práctica facilita el crecimiento de moho y bacterias que podrían afectar nuestra salud.

Lo recomendable es que almacenemos estos vegetales verdes en bolsas perforadas o guardarlos bien lavados y secados en toallas de papel dentro de un recipiente  en el refrigerador.

2- Usar los estantes equivocados:

De acuerdo con la profesional certificada en seguridad alimenticia, Katie Heil poner los alimentos en los estantes correctos reduce el riesgo de contaminación cruzada –proceso en el que un alimento limpio entra en contacto con uno contaminado – .

Desde esta perspectiva, debemos poner los alimentos que requieran poca cocción o ninguna en la parte superior  del refrigerador y colocar las carnes crudas y cubiertas  en la parte inferior para evitar una intoxicación alimentaria.

3- No enjuagar los frutos rojos antes de guardar:

Según Lifehack debemos enjuagar los frutos rojos en una mezcla de tres partes de agua y una de vinagre, pues de no ser así son un ambiente ideal para el crecimiento de moho y bacterias. Después de lavar los frutos rojos debemos meterlos en un recipiente perforado y guardarlos en el refrigerador.

4- Guardar juntas  las cebollas y las papas:

De acuerdo con la revista Consumer Reports las cebollas emiten gases que aceleran la maduración de las papas, esta aceleración provoca que germinen o se echen a perder.  Según la investigación, los brotes de papa son tóxicos, pues tienen un alto contenido de glicoalcaloides que pueden provocarnos dolores intestinales, vómito, fiebre, diarrea o incluso problemas neurológicos.

Por ello, debemos guardar nuestras papas en una bolsa de papel y ubicarla en un lugar fresco y seco, mientras que debemos guardar las cebollas en un espacio ventilado.

5- Refrigerar alimentos que no lo necesitan:

Según el blog The Spruce Eats, hay alimentos que no necesitamos refrigerar pues el frío afecta su sabor y textura. Estos alimentos son los jitomates, las cebollas, el ajo, el melón, la sandía, los cítricos, los plátanos, las papas y las frutas tropicales. La mantequilla y la albahaca también están en esta lista, y sólo podemos meterlos al refrigerador si ya están cortados o no los usaremos el  mismo día.

6- Colocar alimentos con duración limitada en la puerta del refrigerador:

La revista canadiense Zoomer nos menciona que no es recomendable colocar la leche y el huevo en la zona de la puerta, pues el frío en esta área es de tres a cinco grados  más cálidos que el resto de los estantes. Lo ideal es colocarlos en la parte posterior del refrigerador y ubicar alimentos como las salsas, los condimentos y aderezos en la puerta.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here