Veracruz

“En México urge “la construcción de más ciudadanía, para exigir al estado el que cumpla con sus responsabilidades”, apunta el recién nombrado Doctor Honoris Causa, Leopoldo Lara

En México urge “la construcción de más ciudadanía, para exigir al estado el que cumpla con sus responsabilidades”, apunta el recién nombrado Doctor Honoris Causa, Leopoldo Lara

Las necesidades de México son muchas, pero lo que se necesita con urgencia en estos momentos “es la construcción de más ciudadanía, para exigir al estado que cumpla con sus responsabilidades”.

Y no como una forma de sublevación, si no de ir construyendo acuerdos, para marcar una ruta a 25 años que lleve a México a convertirse en una potencia media.

El llamado y la advertencia lo hace el Doctor de grado Leopoldo Lara González, al aceptar el Doctorado Honoris Causa que le otorgó la Universidad de Xalapa por su destacada labor en el ramo del derecho.

Precisamente, acaba de publicar el libro “Hacia un nuevo sistema jurídico en México/Un modelo para armar”, en el cual hace una propuesta novedosa y provocadora de creación de un sistema jurídico político en México de 5 poderes: el Poder Popular Federal y el Poder Federal Electoral, los cuales sumados al Legislativo, Ejecutivo y Judicial permitirán la gobernabilidad, con un modelo inédito de ejercicio ciudadano del poder a través de la creación de un Centro Democrático Legitimador de las Decisiones del Poder, realmente representativo del alma nacional.

También plantea la necesidad de que las fuerzas políticas reales del país se pongan de acuerdo en una ruta crítica para los próximos 25 años, a semejanza de como ocurrió en España, cuando después de la monarquía hicieron el Pacto de la Moncloa.

En este sentido es que Leopoldo Lara, en su discurso de aceptación del Doctorado Honoris Causa plantea “la construcción de más ciudadanía, para exigir al estado el que cumpla con sus responsabilidades”.

Y para lograr eso asienta que “la educación es el camino idóneo para formar ciudadanos libres, conscientes de sus derechos y deberes, porque definitivamente la participación del pueblo a través de las formas de democracia directa y participativa, pueden ser el detonador de las transformaciones necesarias para lograr la transición a la “democracia plena”, mediante una democracia ciudadana, no solo de partidos políticos.

En las definiciones de futuro para el país y de la ciudadanía, debe intervenir en definitiva “el fascinante mundo del derecho y su trascendencia en la vida humana”, como lo define el Doctor Leopoldo Lara.

En su ponencia magistral para la aceptación del grado, asienta que “es una respuesta común decir que el derecho es un conjunto de leyes, de reglas y resoluciones en vigor, que buscan dar a cada quien lo suyo, para lograr la felicidad del ciudadano, a través de una convivencia armoniosa entre sus habitantes, que a la vez que se integran en sociedad, componen una nación”.

Por lo tanto también anota que “dicha convivencia” está garantizada “por una Constitución Federal compuesta de artículos, que entre otras cosas tutelan derechos humanos, que sirven para frenar al natural Leviatán en que se puede convertir el Estado, que generalmente tiende al abuso de poder, como lo sostuvo magistralmente Thomas Hobbes en su obra del mismo nombre”.

Pondera que en Derecho la búsqueda de la respuesta al planteamiento de “que sigue” debe ser para encontrar el camino “que nos permita diseñar leyes casi perfectas, que garanticen principalmente la libertad frente al estado y la felicidad de sus habitantes”.

Esto debe ser así, remarca, porque “al final el derecho lo que busca como teleología es la felicidad del ser humano, la justicia, la solución de conflictos sin que medie violencia, el análisis de la injusticia, lo verdadero, de lo bueno y ampliar para el ciudadano los canales de libertad individual y colectiva y que sean realidad los derechos humanos que propugnen por el combate, la erradicación de la pobreza y la desigualdad, el acceso a la salud y la educación de calidad”.

En su ponencia magistral el doble Doctorado, apunta que la visión del esquema jurídico y político de México debe cambiar, porque no puede mantenerse estático y mucho menos se le debe anclar a un pasado que no fue precisamente lo mejor para el país.

Ejemplifica que “hoy el mundo vive el tránsito de una revolución tecnológica e industrial, caracterizada por el fin de la industria de las chimeneas, que abandona gradualmente, el consumo de los combustibles fósiles para pasar a las energías eólicas, eléctricas y magnéticas. Las agencias de automóviles en el plazo de unos años tendrán que fabricar automóviles cien por ciento eléctricos, por ejemplo”.

En ese sentido, en el de ver hacia el futuro y de buscar estar a su ritmo, menciona que “también hay una revolución en las tecnologías del conocimiento y la comunicación”, por las cuales el ser humano hoy “está más comunicado, y casi viene saltando de planeta en planeta, pero en muchos aspectos parece estar más solo que nunca”.

Eso, aunque parece algo existencial, es un punto que también se debe tomar en cuenta para la construcción de los elementos que lleven a los habitantes a la felicidad, el de la aparente soledad de muchos ciudadanos.

Pero igualmente reclama que “muchos jóvenes carecen de oportunidades no sólo para estudiar, sino para encontrarse a si mismos”, porque son “el fiel reflejo de una sociedad en crisis”, que por lo mismo “no les ha dado respuestas a sus inquietudes y demandas para canalizarlos a la actividad productiva y a la integración social”.

El Doctor Leopoldo Lara no pierde de vista que “paralelamente a esa revolución y tránsito hacia la economía del conocimiento, el mundo también padece un virus que amenaza a la humanidad”, y la existencia del SARS-CoV-2, el coronavirus que provoca la enfermedad de la Covid-19, “marcará también un nuevo rumbo para el derecho, que debe tener respuestas oportunas ante esos cambios y retos”.

“Al final el derecho lo que busca como teleología es la felicidad del ser humano, la justicia, la solución de conflictos sin que medie violencia, el análisis de la injusticia, lo verdadero, de lo bueno y ampliar para el ciudadano los canales de libertad individual y colectiva y que sean realidad los derechos humanos que propugnen por el combate, la erradicación de la pobreza y la desigualdad, el acceso a la salud y la educación de calidad”, puntualiza.

El Doctor Leopoldo Lara tuvo como padrino de este Doctorado Honoris Causa al Senador de la República, Dante Alfonso Delgado Rannauro.

En la ceremonia protocolaria estuvieron el Doctor Carlos García Méndez, Rector Magnífico de la Universidad Xalapa; la Dra. Isabel Soberano de la Cruz, Rectora Emérita y Presidenta de la Fundación UX; el Dr. Rubén Pabello Rojas, Rector Fundador; el Dr. Erik García Herrera, Vicerrector General; la Maestra Estela García Herrera, Vicerrectora Académica; el Dr. César Augusto García Soberano, Vicerrector de Educación Mixta y no Escolarizada; y el Dr. Carlos García Herrera, Magister Laude