Uncategorized

Médicos y sanatorios itinerantes

Por Luis Martínez Wolf

Barloventeando

El servicio médico anda de capa caída, causa gran tristeza enterarnos que los médicos caen en las garras de la pandemia, diario nos enteramos que un médico muere en el cumplimiento de su deber, los hospitales no se dan abasto para atender a los pacientes afectados por COVID19 y los que caen enfermos por diferentes males, ajenos a la pandemia, pero tan grave como el SARS CoV -2, obligados a servir en los hospitales, entran en contacto con enfermos y se infectan, tan grave su dolencia como el paciente que atienden.

         Algo tenemos que hacer para proteger a los médicos, tarde o temprano, decidirán muchos de ellos retirarse de su tarea salvadora, ante la incidencia creciente del ataque virulento, como todo ser humano, los médicos y personal que presta su servicio en los hospitales, pueden tomar la decisión de atender solo en forma virtual, el acto de hacer presencia se ha convertido en una amenaza para quienes nos salvan la vida.

         He pensado desde hace algunos meses y lo declare en una ocasión, que el servicio que se presta en los hospitales es de gran riesgo, personas con una dolencia leve, al entrar en un sanatorio se afectan de otros males para los que su organismo no tiene defensa, ir a un hospital público es jugarse la vida, ante ello, propuse que se adquirieran varias ambulancias de mayor dimensión de las que actualmente trabajan transportando pacientes, una ambulancia dispuesta con equipo diverso para atender enfermos y llevando a bordo los médicos y ayudantes que sean necesarios, asistirían a los enfermos en su domicilio o en áreas muy cercanas a donde se encuentren, los médicos tendrían a bordo de la ambulancia los medicamentos básicos para atender en principio COVID19, pero no es imposible que a abordo se tenga equipo de rayos X o los diferentes medicamentos y equipo para atender a los pacientes, los médicos estarían en mejores condiciones que en los hospitales, igual que los pacientes que no estarían expuestos a los diversos contagios que ahora enfrentan al asistir para atención en un hospital, donde se relacionan de muy cerca, pacientes de otros males que les llevo al sanatorio.

Las ambulancias tendrían a bordo un moto generador para producir energía necesaria para mantenerse en operación, es posible hasta la instalación de celdas solares para generar la energía necesaria para su servicio.

Parece ilusorio, pero una ambulancia equipada como la que propongo, no costaría muchos más de 10 ó 15 MDP, y en lugares como la zona conurbana se podrían tener un mínimo de 10 o 15 ambulancias; a salvo los médicos, enfermeras y los pacientes, a quienes se atenderían en su hogar o en la acera contiguas donde se estacione la ambulancia. Vale analizar la propuesta, de ser posible muchos estaríamos más protegidos que en los infecciosos hospitales públicos. ¡AGUAS!

Febrero 12 del 2021       [email protected] Gmail.com       Luis Martínez Wolf