Columnistas

De medico, poeta y loco todos tenemos un poco

Por Luis Martínez Wolf

Barloventeando

El Dr. Arturo Salas tiene de todo mucho

Recomiendo a los millones de lectores de NOTIVER que tengan como yo, la inveterada costumbre de leer todo lo que escribe el Dr. Arturo Salas, es además de medico un muy ilustrado investigador de actividades culturales diversas, en alguna forma relaciona los análisis con su profesión de médico, pero lo investigado, desde la perspectiva cultural son diversos y muy interesantes, hoy aborda el Código de Hammurabi y aunque toma lo relacionado con la medicina, la investigación histórica merece admiración.

Respeto a los médicos que estudian y ponen en práctica los adelantos científicos por ellos analizados, pero no estoy de acuerdo y merezco por ello una cueriza, que el Dr. Salas rechace los adelantos científicos de la medicina alterna, eso de que la medicina alterna no cura nada, es una declaración muy apartada de lo que el mismo médico manifiesta y declara en sus muy leídos artículos, hace notar hoy, lo elemental de la practica quirúrgica de hace 3000 años, da pormenores de lo que se atrevían a realizar esos médicos antiguos, y por el análisis que realiza respecto a los honorarios y el riego con que ponían su vida, es más que suficiente para entender que la evolución científica, es válida o funciona, merced a la audacia con que los antiguos cirujanos se atrevían a poner en práctica, la alternativa entre magia y manipulación quirúrgica.

Válido que el Dr. Salas nos ilustre y comparta sus amplios y variados conocimientos, su cultura causa admiración o sorpresa, pues se toma el atrevimiento de meterse en asuntos técnicos en ocasiones apartados de la postura medico científica, como hoy lo hace al tratar la técnica de los cirujanos sumerios o egipcios, coetáneos de los científicos de hace 3000 años, valido que lo haga, yo soy un médico frustrado, leo algo de la profesión del Dr. Salas, y me atrevo a experimentar por procesos alternos, en que la medicina homeopática y herbolaria son para mi ejemplo a investigar y en ocasiones aplicar, como Ing, Mec. Naval, incursiono en asuntos ajenos a mi profesión, pero gozo harto, al ver resultados positivos poniendo en práctica los trabajos de investigadores sobre las posibilidades curativas de la herbolaria.

Tomando como guía lo que aparece en los libros especializados, guiándome en lo investigado por el creador o destacado practicante de la homeopatía, me atreví a montar un laboratorio y obtener substancias, que sometidas al proceso de agitación termomagnética, potencializan los efectos curativos, sé que juego con valores que me debieran ser ajenos, pero las posibilidades aplicando mis menjurjes, son asombrosas pues estoy vivo, después de haber sido condenado a tres meses de sobrevivencia, atacado por mi amigo el cáncer, que hace cinco años me invadió.

Suplico al Dr. Salas que teniendo en cuenta el alto precio de medicamentos anti cáncer y su gran capacidad para procesar lo que lee o investiga, que se involucre más en las características y efectos curativos de algunas plantas, científicamente analizado, no como curandero brujo que experimenta “a ver si sale”, la herbolaria abordada como ciencia, es medicina alternativa de increíbles resultados. ¡AGUAS!

Octubre 17 del 2020     [email protected]     Luis Martínez Wolf