Charlatanes, rateros, farsantes y otros en Medicina

0
37

Barloventeando

Charlatanes, rateros, farsantes y otros en Medicina

Antes que la moderna medicina alópata existían los yerberos

 

Soy un notiveradicto, leo NOTIVER desde hace muchísimos años, como fanático de la lectura, me receto la casi totalidad de los artículos de la primera sección y le doy una ojeada muy ligera a las demás secciones, por supuesto, tengo favoritos que leo con agrado, no me pierdo nunca los artículos que escribe con alguna regularidad el Dr. Arturo Salas Gonzalez, además de amenos, tienen la virtud de ilustrar por su magnífico contenido cultural, en fin no menciono a los demás escritores pues sería injusto.

Hoy debo intervenir por la actitud adoptada por el Dr. Salas al hacer dura crítica a la medicina alternativa, nada deja que se aparte de la tradición alópata, para el, todo es una farsa que invade peligrosamente el ámbito de la alópatia tradicional, créo el doctor está equivocado, por fortuna su ciencia es nueva, la medicina alternativa tiene milenios salvando vidas, por supuesto, al igual que la medicina tradicional alopata, hay farsantes, bandoleros que engañan a  los pacientes recetando agua o menjurjes con particulares sabores en que prevalece el amargo, son no placebo, son un engaño a la credulidad de los incautos que atienden la charlatanería de los “Medicos”.

La herbolaria en lo particular, merece el respeto del Dr. Salas, hay yerbas o vegetales criticados por el Dr. Salas, que han sido medicamentos alternativos usados por los curanderos, brujos y yerberos, con cualidades curativas, al Dr salas no le gusta la publicidad al tepezcohuite, creo debiera investigar un poco más respecto a esta popular mimosácea, sus propiedades curativas son reconocidas y aplicadas desde hace miles de años, su efectividad le ha ganado el nombre de la planta milagro, como tal, es usada en forma segura para infecciones de la piel, alivia la irritación por quemaduras y no recuerdo que otras virtudes tiene, pero no merece la crítica del Dr. Salas y menos su final sentencia al declarar “La medicina científica no lo cura todo, pero la alternativa no cura nada”

Le suplico al Dr. Salas no me responda lo que expongo, acepto que sea considerada una patraña de ignorante en la materia, no responderé a su reclamo de mi apreciación, pero he leído algo sobre las plantas, vivo de eso, no para curar personas sino para atender el daño al medio ambiente que causa la deforestación.

Con la intención de reproducción celular de plantas, diseñé y construí un reactor de inmersión temporal computarizado, monte un laboratorio y al caer enfermo por un linfoma NH del manto y ser declarado candidato al panteón, me puse a estudiar sobre la materia, después de ser mal atendido por los médicos alópatas, experimenté con infusiones potencializadas vía la ciencia homeopática, el efecto potenciador termo magnético parece que dio resultado y los tres meses de vida que me daban los alópatas oncólogos, se alargó a cinco años y parece le gané al cáncer, experimento en mi humanidad, no invado terrenos ajenos, pero como científico, la Academia Mexicana de Ciencias y otras instituciones científicas respetan mis mafufadas, el “efecto placebo” alarga mi existencia.

Considero Doctor Salas que la ciencia homeopática, como profesión, merece respeto, tanto como la medicina alópata que comete errores, pero salva vidas. ¡AGUAS!

Julio 11 del 2020        lmwolf1932@gmail.com           Luis Martínez Wolf

Dejar respuesta