Esfuérzate y Vencerás

0
48

Panoramas de Reflexión

Esfuérzate y Vencerás.

“Sube los escalones de tu existencia. Despacio, cauteloso, con mucha calma, inteligencia y buena voluntad, sube los escalones. Pensando siempre en la gloria que se encuentra en lo más alto de la escalera que estás subiendo. No cedas ni un segundo al desánimo; no permitas que la indecisión te domine. Aprende a superarlos.

El mundo pertenece a los seres optimistas, positivos y sinceros; nunca será de los cobardes, quejosos, indecisos, mentirosos y deshonestos, estos últimos se quedan en los primeros escalones de la gran escalera. Prosigue en línea recta, buscando tus sagrados objetivos, en nombre del Creador a quien debemos la vida, hónrala. Si alguien no te recibe de buena gana, ni acepta tu buena intención, no pierdas el tiempo en comentarios y sentencias acusatorias, pues tal actitud no soluciona el problema. Y si te caes antes de llegar al escalón al que te propusiste llegar, no te desanimes, porque el caer es una oportunidad para levantarte y reaccionar, continua subiendo nuevamente con más fuerza y altruismo. Victoria no es nunca haber caído, sino levantarse de la caída y seguir alegremente, prometiéndote a ti mismo, mirar con orgullo los demás escalones que se encuentran adelante y altivamente seguir subiendo. Sube, sube siempre con coraje, con firmeza con sabiduría y un fuerte deseo de vencer, imponiéndote el más alto concepto de una vida digna, honrada y bien vivida. Acuérdate, la victoria es de los que luchan contra las situaciones desfavorables, sin perder el vigor, la fe, y el ideal de la vida. Si no vences es porque te dejaste contaminar por la ola negra del mal y perdiste el deseo de luchar hasta el final porque, quien lucha, dando el verdadero esplendor a la vida, al bien y persiste sin retroceder. ¡Vencerán todos los que creen en sus ideales y se esfuerzan!”.

La resiliencia es la maravillosa capacidad innata a todo ser humano, de sobreponerse, adaptarse y superar cualquier circunstancia perturbadora, traumática o adversa. Las personas más resilientes, son las que tienen mayor equilibrio emocional frente a situaciones de estrés soportando mejor la presión, y tienen mayor capacidad para afrontar los retos. Es el convencimiento de superar los obstáculos de manera exitosa sin pensar en la derrota a pesar de que los resultados estén en contra, de superar la depresión en que se caiga debido a diversas situaciones difíciles. La vida nos lleva por senderos diversos, algunos muy halagadores pero otros completamente amargos; debemos estar preparados para disfrutarlos o soportarlos. Las vicisitudes de la vida son eso precisamente, subidas y bajadas constantes. Es por ello que jamás debemos abandonar de nuestra esencia el ser honesto, honrado, sincero, bondadoso, humilde y agradecido. Los caminos de la vida son tan inciertos que nunca sabremos cuándo van a acabar ni a donde vamos a llegar. Me paso todo el tiempo presentándole reflexiones, lecciones de vida, pensamientos y relatos de autores desconocidos como este, o de autores consagrados, para que valoremos nuestra existencia, para que nos demos cuenta que estamos aquí por algo, para que nos tracemos metas alcanzables, para que no caigamos en el desánimo de seguir adelante a pesar de las adversidades de la vida, para que creamos en nosotros. Todos tenemos un mapa distinto de vida, muy particular, único e irrepetible y no por ello vamos a amargarnos. Compararnos con los demás nos volverá vanos y amargados. Esforzarnos en la ruta de la vida es lo mejor, pero siempre por convicción propia y no por burda imitación social para beneficiarnos de los demás, a través de caretas espurias e hipócritas. Recuerde que la vida es bella pero nada justa ni fácil para nadie. ¿No lo cree usted así amigo lector? Piénselo un poco. Que tenga un buen día.

 

Luis Humberto.

Dejar respuesta