Escrutinio gubernamental

0
33

Abriendo Brecha
Escrutinio gubernamental
Por: Héctor Saldierna
A causa de un virus microscópico todo ha cambiado de un día para otro. Así como en el pasado la peste negra y la gripa española mataron a millones de personas, nuevamente ahora en el presente un ser diminuto que no puede observarse a simple vista, sino sólo a través de un microscopio, ha arrodillado a millones de personas y no sólo ha cobrado más de 10 mil vidas, sino ha colapsado parte de una economía global.
Las teorías conspirativas hablan de una siembra del virus en la provincia de Wuhan en China, país que respondió con una gran estrategia tecnológica y de orden ciudadano. Tan es así que ya se levantó la cuarentena.
No así, en cambio, en Italia, España y en los Estados Unidos, donde miles de personas se encuentran infectadas y miles han muerto. En Alemania, donde también hay afectaciones, la primera ministro Ángela Merkel, dijo que se trata de un acontecimiento de la gravedad solamente comparable a la terminación de la Segunda Guerra Mundial.
Mientras tanto en México ya se aplicó la segunda fase que ha implicado que millones de personas se queden en sus casas y no estén expuestas al contagio, lo que también ha propiciado que la Organización Mundial de la Salud (OMS) haya hecho un reconocimiento a México por actuar de manera importante, por encima de la previsión de otros países infestados por el coronavirus.
REDES VIRULENTAS
Toda esta posición del gobierno ha propiciado que las redes sociales se llenen de comentarios positivos y negativos. Sí se hiciera un examen sobre la gestión del actual gobierno, nos encontramos ante una impresionante guerra sucia proveniente de los más diversos actores sociales.
Cualquier acción gubernamental está sujeta al máximo escrutinio. No hay nada que les cuadre y cualquier observación es buena para descargar todo el resentimiento acumulado. Es decir, se observan mensajes que podrían tipificarse en una conducta anómala y no la simple molestia ante algo que no se está de acuerdo.
El gobierno que encabezó Peña Nieto ha sido uno de los más nocivos que haya vivido la nación, pero jamás se observó toda una serie de ataques que cuestionaran la venta de garaje del país que fue la tónica principal de esa gestión.
Y ahora que existen políticas sociales, de reconocimiento y respaldo a los grandes sectores de la población y restituir al Estado de su rectoría económica, se advierte que eso no tiene contento a muchos que advierten que les quitaron sus privilegios.
Y, por otra parte y es verdad que la política de comunicación que tiene el actual mandatario es deficiente y no tiene la capacidad de respuesta ante los violentos ataques que recibe cotidianamente.
Lo mismo le sucede al gobernador Cuitláhuac García, mismo que no cuenta con un eficiente equipo de comunicación y muchas de las obras que está haciendo, simple y sencillamente, no se conocen. Todo lo quieren manejar a través del Facebook y la realidad es que se llega solamente a un segmento de la población.
Por los años 60, ya el Centro Internacional de Estudios Periodismo de América Latina, (CIESPAL) en un comunicado en Medellín, Colombia, indicaba que la televisión, la radiodifusión, revistas y periódicos eran complementarios en su tarea de comunicación.
A los años y ya con la fuerte irrupción de las redes sociales a través de los medios electrónicos, se puede considerar que también son medios complementarios con los ya existentes. Es decir, resumiendo estos conceptos, la realidad es que la tarea de comunicación no puede suscribirse solamente a una modalidad.
Y tratándose de comunicación oficial, entonces todos los formatos deben ser complementarios y no dejar la tarea solamente a uno.
Sería un error permitirr que un mensaje llegue a su objetivo, si sólo consideramos que las redes sociales cumplen con tal propósito. Ya se observa, definitivamente, que no es así.

Y hasta la próxima.

Dejar respuesta