Perder la vida…..y movilidad urbana

0
53

Perder la vida…..y movilidad urbana

Por Rafael Arias Hernández.

“Aquí se arriesga la vida, y se respeta al que gana…!

Inocultable el homicidio persiste y los muertos aumentan. Más de 35 mil sacrificados al año ya colocan a los mexicanos en indeseable fama mundial; y eso que no se toman en cuenta, desaparecidos y no denunciados.

De muchas formas, la inseguridad pública aumenta, afecta y está presente ocasionando daños, pérdidas y víctimas. Desalienta la paz social, la convivencia civilizada e incrementa la incertidumbre. Las consecuencias se hacen sentir; entre otras, se  frena o aminora el desarrollo económico y social; y el gobierno pierde credibilidad y confianza.

La cuestión simple, sencilla y directa es que esta lamentable situación de vida o muerte, no puede ni debe ocultarse o negarse, haciendo evidente su carácter prioritario y obligatorio, de los que dicen gobernar o ser servidores públicos responsables.

Más rápido y evidente de lo que se pretende ocultar o distraer, se sabe y comprueba si no pueden, si resulta perjudicial su incapacidad, presencia y desempeño.

Sin excusas, ni pretextos; sin simulación ni  evasivas o disculpas. Estado y todo tipo de gobierno, están ineludiblemente obligados a asegurar, sostener y mejorar la seguridad de la vida y patrimonio de las personas.

En un  contexto más amplio, es necesario y oportuno advertir y señalar, que  también perturban y aquejan otras situaciones o formas de sucumbir, salir herido o lastimado; formas en las que se extingue la vida poco a poco, en largas esperas, en obligadas pérdidas de tiempo.

Otros miles y miles más, también pierden la oportunidad de vivir, o pasan de mal o en peor,  porque no cuentan con servicio médico oportuno y apropiado; porque no pueden adquirir los medicamentos; o porque los necesarios tratamientos son inaccesibles.

Y desde luego. Hay también millones que se mueren de hambre, o padecen los efectos de una mala o nula alimentación, nutritiva y puntual.

El caso es que, nadie duda, que todo esfuerzo por sobrevivir, individual o colectivo, es constante y requiere de conocimientos, disciplina, atención y cuidado.

Desde otro enfoque, puede decirse breve y rápidamente, que sobrevivir, exige  ganar tiempo, en toda situación (sobre todo de peligro) y asegurar las condiciones apropiadas, para seguir en la gran experiencia existencial.

Morir es simplemente acabar, para siempre,  tiempo  y oportunidades.

Importante destacar, que también hay otras formas que exigen atención; como aquellas en las que  se pierde la vida poco a poco, en una rutina que aplasta, condiciona y limita hasta volverse práctica o costumbre; y también las hay,  que puede ser, imprevistas o accidentales.

El caso es que la experiencia de vivir, es finita y limitada, con principio y fin, porque tiene un tiempo máximo que tarde o temprano concluye o termina; por lo que hay que aprovecharlo, hasta el último momento. No dilapidarlo, malgastarlo o perderlo,

EN XALAPA SE PIERDE LA VIDA…O UNA PARTE.

Breve y rápido, oportuno comentar que como en muchas otras urbes, miles y miles de habitantes tienen que padecer daños y consecuencias, de los ya frecuentes embotellamientos viales, por congestión vehicular, bloqueos del tráfico, y las largas pérdidas de tiempo, en espera de que  se resuelva la lenta y desordenada inmovilización.

¿Nos hemos preguntado cuanto tiempo se pierde en estas múltiples formas de congestionamiento y parálisis de comunicación y transporte cotidianos?

Una estimación conservadora, de cómo se dilapida parte de la vida,  permite señalar que el problema crece y se complica a ciertas horas y en lugares de confluencia o aumento de circulación, al grado tal que  miles y miles de personas, sobre todo los que entre semana, van y vienen a sus centros de trabajo, a los de atención y obtención de servicios, o a los de acopio y mercado, pierden cotidianamente entre el 15 y 20% de su vida activa potencial; esto es, desperdician de hora y media, hasta más de dos, de sus 12 horas disponibles diariamente.

Cifras que, acumuladas dan una idea más clara de cómo se fuerza, a malgastar y perder tiempo en obligadas, agotadoras y conflictivas  esperas. ¿Estamos obligados a perder parte de la vida, por la falta de viabilidad?

Ciertamente el problema no es fácil y rápido de atender. Las deformaciones de la vialidad urbana y regional son acumulativas y, si no se hace nada, lo único seguro es que empeoran.

Más cuando se tienen factores de alta influencia, como la creciente presencia de un parque vehicular que inunda y obstruye las supuestas vialidades.

De ahí que llaman la atención informaciones y opiniones al respecto. Como la publicada recientemente, de Juan José Beltrán Valdez, profesional dedicado al fomento de la cultura vial,  :

“El Municipio de Xalapa está ubicado en el segundo lugar nacional por el número de vehículos per cápita, desde hace un año y medio, solo superado por el municipio de San Nicolás de los Garza, Nuevo León, que ocupa el primer lugar nacional y un lugar arriba de la Ciudad de México, que se ubica en el tercer lugar…Tenemos un severo problema de vialidad en la ciudad de Xalapa. Todos somos responsables de ese problema y todos debemos poner un granito de arena para solucionar dicha situación…” (BillieParkerNoticias.150220)

Por lo pronto, como en muchos otros lugares, en la supuesta “Atenas veracruzana”, donde abundan los que piensan,  circulan más vehículos per cápita que en la Ciudad de México, acentuando la lenta y perjudicial falta de buena movilidad, que causa múltiples pérdidas. En todo caso, vale la pena preguntar y preguntarnos:

¿Qué debemos hacer, si el problema de vialidad crece y se complica en el entorno que habitamos?

Permitir y soportar perder la vida,  poco a poquito…total, como dice la canción, “la vida no vale nada”

Importante informarse, conocer, participar  y apoyar esfuerzos…

MAS SOBRE XALAPA…

Recomendable lectura, la reciente publicación literaria de Edgar Ávila, reconocido periodista que incursiona y aporta su esfuerzo artístico y crítica social, en “La bestia faldera”, en la que entre otros temas, habla de prostitución femenina y sus proxenetas o “padrotes”, en una Xalapa que….continuará.

-Académico. IIESESUV  Twitter@RafaelAriasH, Facebook:Veracruz HoydeRafaelAriasH

 

Dejar respuesta