Muchas bombas en la ciudad. Todo se tolera

Por Luís Martínez Wolf

0
99

Barloventeando

 

         Estoy plenamente convencido que toda ciudad moderna es una bomba de tiempo, el instante en que detonara uno de los muchos artefactos explosivos, depende de la disposición de las autoridades para implantar medidas de seguridad que atenúen el peligro.

         Las muchas gasolineras y tanques de gas que no respetan las normas de seguridad se dan por todos lados, los talleres de soldadura que manejan hasta hidrógeno, los mercados públicos son verdaderos petardos explosivos, sobre todo las áreas de fritangas conocidas pomposamente como restaurantes. El punto importante por aclarar es la magnitud de un desastre, con el reventón de un tanque de gas en un mercado, pueden despedirse de este contaminado mundo, una decena o poco más, de suicidas clientes de los mercados, pero en otros espacios, los muertos pueden sumar miles. Gran bronca.

         Yo circulo diariamente por el puente de Allende, en su parte más alta se puede gozar de la vista del Puerto y de la Terminal de petrolíferos “EL SARDINERO”, si nuestros lectores son observadores, podrán ver muchos tanques y varios más en proceso de construcción, terminados en proceso de acabado de pintura y leyendas, otros están empezando su cimentación, a ojo de buen o mal cubero, estimo que cada tanque es de aprox. 20,000 Metros cúbicos, una falla de cualquiera de ellos arrastrará en cadena a otros, pensar en el derrame y combustión de 60 millones de litros de gasolina es cosa seria, la distancia al centro de la ciudad es de aprox. 600 u 800 mts.

         Ni modo, PEMEX y todo lo que se haga dentro de los espacios de esta empresa, no es asunto de los mexicanos, lo que me encabrona, es la agarrada de pensonsos que se ha dado a los veracruzanos, propalando la versión de que El Sardinero seria desmantelado y reubicadas sus instalaciones hacia un área menos peligrosa. Me consta que se han invertido muchos millones en el estudio para reubicación del sardinero, lo que hoy hace la empresa no tiene nombre. Hace poco y también me consta, los funcionarios declararon que estaban en proceso de desmantelamiento los tanques, desarmaron los chicos para construir los enormes que hoy vemos. Desde el puente Allende se ven.

         Espanta, encabrona y desconcierta la tolerancia para muchos talleres automotrices en la vía publica, ocupando espacios de tránsito vehicular, podemos verles trabajando con soldadura autógena y eléctrica, listas las bombas y encendidos los petardos. ¿Cuando arrasan media ciudad? cuidado. La amenaza esta a la vista, no hay autoridad actuante.

 Si los veracruzanos no actuamos a tiempo, denunciando y reclamando en aras de la seguridad de nuestras familias, valemos madres, que sigan los debates respecto a la reforma energética, todo es pura agarrada de pendejo, AMLO hará lo que le venga en gana, gobierna puros borregos. ¡AGUAS!

Enero 13 del 2020    lmwolf1932@gmail.com    Luís Martínez Wolf

Dejar respuesta