2021: prueba para todos los partidos

Por Dra. Zaida Alicia Lladó Castillo

0
103

POR LA VERDAD Y LA CONFIANZA

Dra. Zaida Alicia Lladó Castillo

Muy calladitos realizaron su reunión informativa los militantes de Morena, el pasado domingo 15 de Diciembre del presente, en un Hotel ubicado frente a un Asadero (Caxa), de la ciudad de Xalapa, en donde se dieron instrucciones y entregaron folletos para realizar reuniones informativas en todo el estado de Veracruz. ¿Y con qué finalidad?, pues muy simple, empezar a preparar la maquinaria rumbo a la elección del 2021. Y van por partes. 1) Lograr renovar dirigencias estatales y municipales, 2) afiliar militantes para justificar su permanencia en el escenario nacional y justificar su presencia ante el INE. 3) evangelizar “morenísticamente” a sus seguidores.

Y las estrategias que pretenden echar a andar para lograr una nutrida afiliación para Morena se habrán de dirigir a diferentes flancos: 1) reclutar en sus filas—voluntaria o de manera obligada– a todos los trabajadores ( y sus familias)  de las oficinas del gobierno estatal y municipal (donde lo sean), 2) incautar a los jóvenes ( y familiares) que cobran las becas de “jóvenes contrayendo el futuro” y los del padrón de becas del bienestar “Benito Juárez” para los alumnos de Enseñanza Media y universidades; 3) los que están registrados en los padrones de las áreas rurales con el programa “sembrando vidas”, 4) “Pensión para el Bienestar” para personas de  68 y más; 5) los que recluten en los demás programas federales tales como: Producción para el bienestar (SADER) , programa de microcréditos para el bienestar (SE), etc.etc.

Esto,  sin contar que dentro de algunas universidades públicas y privadas están haciéndole el caldo gordo  al “cambio de régimen “, desde luego para que no los dejen sin un buen presupuesto o los saquen de las crisis económicas en que se encuentran, entre otros programas “clientelares” que ya se están promoviendo desde el  gobierno federal y estatal con miras a las elecciones del 2021 y que habrán de reforzar en los meses siguientes.

Aunque en el 2020, (7 de junio),  sólo habrá elecciones en los estados de Hidalgo (84 ayuntamientos) y en Coahuila (25 diputados locales) será la elección del  6 de Junio de 2021, la que será la madre de todas las batallas, porque estarán en juego 3 mil 200 cargos, aproximadamente.

Por una parte se renovaran las gubernaturas de: Baja California Sur, Chihuahua, Campeche, Colima, Guerrero, Michoacán, Nayarit, Nuevo León, Tlaxcala, San Luis Potosí, Sonora, Sinaloa, Querétaro, Zacatecas. Quedando pendiente Baja California en donde la decisión de la SCJN será determinante si se convoca a las elecciones constitucionales o se hace efectiva la llamada “Ley Bonilla”, que estableció el Congreso local al ampliar –rompiendo con todo principio constitucional–el periodo a 5 años  a un gobernador que llegó para fungir como tal por 2 años.

Por otra parte, se renovará la Cámara Baja Federal, (500 curules), y habrá elecciones locales de diputados en: Aguascalientes, Baja California, Baja California Sur, Campeche, Chiapas, Chihuahua, Colima, Ciudad de México, Guanajuato, Guerrero, Hidalgo , Jalisco, Michoacán, Morelos, Nayarit, Nuevo León, Oaxaca, Puebla, Querétaro, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tabasco, Tlaxcala, Veracruz, Yucatán, Zacatecas.

Así mismo elección de ayuntamientos en Aguascalientes, Baja California, Baja California Sur, Campeche, Chiapas, Chihuahua, Colima, Ciudad de México, Guanajuato, Guerrero, Jalisco, Michoacán, Morelos, Nayarit, Nuevo León, Oaxaca, Puebla, Querétaro, Quintana Roo, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tabasco, Tlaxcala, Veracruz, Yucatán, Zacatecas.

Por lo tanto, 2021 será una dura prueba principalmente para Morena, que habrá de demostrar si realmente es un partido político que supo convencer en los hechos—porque ya no le podrá echar la culpa a los de atrás– o si simplemente fue un movimiento político que nació y se reprodujo en función de la calentura de la gente resentida y que por ende puede morir como consecuencia de un mal gobierno.

Pero hay que recordar el triunfo de Morena en 2018, para ver si éstos  pueden perder posiciones en el 2021. Dicha calentura –recordemos–se produjo en dos vertientes: 1) por el enojo de miles de mexicanos ( y veracruzanos)  que no perdonaron los abusos en el poder de camarillas que se hincharon de dinero, en el caso de Veracruz en los últimos 3 gobiernos estatales, pero que para 2021 ya no podrán echar culpas a otros y solo asumir su propia responsabilidad; y 2) la calentura que se convirtió en el “orgasmo” político del 2018, para elevar hasta la Presidencia a un líder que envolvió con su labia por 18 años a millones de mexicanos y locales, y con él se montaron en ancas, rémoras que sin perfil se ungieron como gobernadores, diputados federales, locales y presidentes municipales. Esa calentura, simplemente, ya no la habrá para el 2021.

Luego entonces para Morena será su gran prueba, pues ahí se verá si la ciudadanía ratifica la confianza o la niega. Si se dio cuenta el ciudadano si su decisión fue acertada o fue errónea. Y si fue errónea, no hay duda, le negará  a este partido la posibilidad de continuar manipulando el Congreso de la Unión y los congresos locales, legislando a capricho del Jefe Mayor o en las entidades  gobernando en la improvisación. Ya se verá, cómo el pueblo lo valora.

Pero también será el gran reto para los partidos opositores al régimen federal y estatal. O se ponen las pilas y realmente engarzan desde ahora las alianzas nacionales y locales o no habrá posibilidad de quitar la hegemonía de Morena, por largas décadas. Eso se valorara en el 2021 sin duda.

Luego entonces, de qué va a depender que Morena no tenga posibilidades de repuntar en el 2021. Pues de que los partidos competitivos para esa elección –los que realmente lo son—logren convencer y sumar militancia, busquen excelentes candidatos (limpios, experimentados, preparados y sensibles a las necesidades de la sociedad)  y logren las coaliciones necesarias para lograr enderezar el barco y detener la debacle que desde ahora se resiente y que se puede agravar en los siguientes meses y años.

Por eso desde ahora tenemos que abrir los ojos los ciudadanos, todos.  ¿Cómo? dando elementos de defensa y debate:  a) para que siempre conozcan datos reales –no los que se dicen en las “mañaneras” o en los “desinformes”—de cada acción de gobierno y tener siempre la información real para saber identificar si nos están diciendo la verdad o mentira; b) que los beneficiarios de los programas sociales no se sientan mal porque reciben dinero, pero que tampoco se sientan cautivos ni mucho menos obligados a otorgar su afiliación  a un partido con el que no estén de acuerdo en la forma en que gobierna o legisla y menos otorgar un voto sin razonar,  c) preparar desde ahora a los ciudadanos para ejercer el voto “consciente” para no regalarlo  en el 2021 y con ello evitar se cometan errores elevando al poder o llevando a los cuerpos legislativos a gente mediocre –.sin perfil ni valores–que destine al país o a las  entidades aceleradamente a la decadencia.

Finalmente, hay mucho que realizar en el contexto social y político en el país y en nuestro estado. Y desde luego los que tienen más trabajo son los partidos políticos que competirán en ese año: PRI, PAN PRD, MC, Verdes y otros, porque ese también es su reto  y también tendrán que esmerarse en hacer una gran labor de convencimiento honesto y respetuoso con los ciudadanos.

Aprovecho para enviar a nuestros lectores, amigas y amigos, mis mejores deseos de salud, prosperidad y bendiciones, para esta Navidad y el año venidero. Que la unión y el amor en familia sea el principal motivo para luchar todos los días y que vean realizadas todas sus ilusiones y metas. Les envío,  en un abrazo,  todo mi afecto y respeto.

Gracias y hasta la próxima

 

Dejar respuesta