A AMLO y Cuitlahuac rogando y a los Brujos invocando

Por Luis Martínez Wolf

0
93

Barloventeando

 

De siempre, en muchas partes del País, se ha tenido fe en el poder supra natural de ciertas personas a las que llamamos brujos taumaturgos, espiritistas, Chamanes y en el ámbito de la salud, curanderos yerberos, la fe o inclinación hacia esa línea de conducta sobrenatural es aceptada principalmente por la gente improperada, inculta de las zonas más pobres, sobre todo los campesinos.

La magia de los curanderos y brujos persiste a pesar de los avances científicos, la razón es muy simple, no cualquier persona, sobre todo la gente humilde, está en condiciones de pagar un psicoanalista o un médico alópata, menos, mucho menos, la gente humilde está en condiciones de comprar los muy caros medicamentos que prescriben los especialistas, se recurre a los procedimientos a base de infusiones yerberas y trato mágico, abstracto, de los taumaturgos,  por lo anterior, el sistema de brujería persiste entre la gente inculta y humilde.

Las cosas han cambiado con los avances de la bioquímica, las yerbas son ahora sometidas a cuidadosos estudios técnicos de alto nivel, sorprendentemente, los hombres de ciencia descubren que el contenido de muchos vegetales, tienen incorporado diversas substancias con propiedades medicinales, más aun, los grandes laboratorios, preparan sus medicamentos de patente a base de diversos vegetales y minerales que antes eran prescritos por los curanderos sin título académico, antes que el barbasco fuera “descubierto por los científicos” los yerberos lo usaban y recetaban ampliamente, conscientes de sus propiedades antiinflamatorias, el yerbero ignoraba los efectos secundarios del barbasco, pero atendiendo la norma de que; “Los errores son el precio de la experiencia” algunos muertitos en su contabilidad eran soslayados, ante los grandes beneficios propios del Barbasco.

La ciencia ha superado la magia, se aprovecha el efecto psicológico para prescribir algunos vegetales, logrando que el enfermo se sienta bien, se atiende además el principio fundamental de la medicina: “Aliviar primero y después CURAR”. En Veracruz estamos en un serio dilema, el responsable de atender la salud de los enfermos tiene vocación de Brujo, me parece increíble, pero se propala, afirmando la certeza de lo divulgado, que el Secretario de Salud, un profesional de la medicina, temeroso del enfrentamiento para informar de las actividades oficiales que debería dar a conocer  a los legisladores, se entregó a la práctica mágica, del rameo, actividad que practican los brujos y curanderos, para influir en el ánimo de las personas que pongan en duda la certeza de lo que manifiesta el rameado, por supuesto, si hay influencia externa de otro brujo con mayor poder, afectará su buen sentido, está perdido como parece que lo está, los legisladores lo hicieron polvo.

Increíble que en estos tiempos en que la ciencia impone procedimientos para la sana convivencia, un profesional médico actué sometido a brujerías, deberá tener cuidado del otro brujo con mayores habilidades, lo castigará influyendo en sus jefes para que sea despedido del trabajo, por brujo, taumaturgo y… ”AGUAS”

Diciembre 10 del 2019     lmwolf1932@gmail-com     Luis Martínez Wolf 

Dejar respuesta