Persiste violencia preocupante

0
64

Abriendo Brecha

Persiste violencia preocupante

Por: Héctor Saldierna

Es muy difícil establecer un parámetro exacto sobre el desempeño que ha tenido el gobierno de Andrés Manuel durante el primer año. De acuerdo a las encuestas aplicadas, sigue conservando una aprobación del 68 por ciento que implica un respaldo popular muy fuerte.

Es evidente que no todos están de acuerdo en su manera de gobernar y ello se manifestó a través de las diversas marchas que se celebraron en varias regiones del país. En muchas ciudades salieron un gran número de personas a protestar en contra del estilo del nuevo gobierno.

Básicamente fundamentan su descontento por la elevada inseguridad que padece el país y el cero crecimiento de la economía. Y que, incluso, el mismo 1 de diciembre se distinguió por el creciente número de personas que fallecieron, incluyendo la balacera que se desató en Villa Unión en el Estado de Coahuila.

Fue el día del año en donde fallecieron el mayor número de personas y que no se había vivido en varios años.

Es conveniente reflexionar también que la inseguridad ha asolado al país en los últimos 12 años y que comprendió las administraciones de Calderón y de Peña Nieto, en cuyos gobiernos se disparó el número de asesinatos e índices de violencia jamás vistos en la nación.

A través de estas líneas hemos repasado las reflexiones y pensamientos de grandes hombres que reprueban la violencia, por ser un detonante que lejos de alejar la violencia, más bien la incrementa y la hace de carácter exponencial como ocurrió en el sexenio de Felipe Calderón.

El fuego jamás puede combatirse con fuego, lo ha reiterado en diversa ocasiones Edgardo Buscaglia, especialista en Seguridad.  Y esa fue la tónica seguida en dos sexenios.

Al PRI le costó muchos años estabilizar al país. Se podría decir que durante varias décadas se vivió en una extraordinaria seguridad y la paz social era uno de los principales baluartes de la gestión priísta durante más de 80 años y que había cuajado luego del movimiento armado de la década de los 20 y que para fines del mismo ya se empezaba a detener el fenómeno de la recurrente violencia.

Algunos analistas indican que la problemática en materia de seguridad empezó con el gobierno de Vicente Fox, quien desmanteló a órganos de seguridad e inteligencia, además que se perdieron algunos pactos que normalmente se celebran subterráneamente con los grupos criminales, aunque públicamente se niegan.

Hoy México está desatado y casi en todo el país se advierte de violencia y ausencia de la hegemonía del Estado. La estrategia del actual gobierno federal es combatirlo pero a través de una táctica disuasiva, pero no se han logrado los objetivos. Más bien se presume que se humillan a las fuerzas armadas y los resultados están lejos de ser exitosos.

Tal vez se tenga que trabajar con mayor inteligencia, se corten los fondos financieros de los cárteles como ya lo está haciendo la Unidad de Inteligencia Financiera, pero los resultados están por verse aún.

VERACRUZ DESAFILIADO

En materia deportiva existe la fuerte posibilidad que Veracruz, el equipo de fut bol, sea desafiliado. Con base a una serie de anomalías generada por la conflictiva personalidad de Fidel Kuri, el propietario del equipo, la entidad corre el riesgo de quedarse con fut bol de primera división.

Sería de graves proporciones que esto ocurriese porque implica una cuestión de preocupantes repercusiones. Ya sin beis bol, sin basket bol, entonces la afición se quedaría con un vacío bastante preocupante. Se observa también la falta de interés de parte del gobierno estatal que no advierte las grandes consecuencias negativas para la entidad veracruzana.

Y, además, no se observa a funcionarios con cierta experiencia y sagacidad para enfrentar este tipo de conflictos. Y, sobre todo, la manera de resolverlos.

La enorme tradición de la entidad veracruzana, líder en todos los rubros de la actividad pública, deportiva, social y humana a nivel nacional se han rezagado de modo preocupante. Veracruz ha dejado ser una entidad líder y cada vez se encuentra en una posición  más debilitada.

Para disculpa de Cuitláhuac, sus antecesores no cantaron mal las rancheras. Desde los últimos años de Miguel Alemán y luego las gestiones de Fidel y de Duarte le dieron al traste económico de la entidad y en cuyos dos años con Yunes no sirvió  para enfilarlo hacia un destino diferente.

Por todos lados se le pega a Veracruz, ese gran estado que durante el siglo XX fue uno de los más importantes en el ámbito nacional.

¡Y hasta la próxima!.

Dejar respuesta