¡Parece que fue ayer, hace 57 años!

Por Jorge E. Lara de la Fraga.

0
60

ESPACIO CIUDADANO.

 

Por Jorge E. Lara de la Fraga.

De la bruma del recuerdo rescato esos últimos días de noviembre del año de 1962, cuando en las otoñales tardes de Xalapa nos preparábamos a conciencia para culminar satisfactoriamente nuestros últimos exámenes del tercer grado profesional y estar en condiciones de presentarnos ante un jurado calificador con un documento final que avalara nuestro paso exitoso por esa centenaria (y ahora Benemérita) Escuela Normal Veracruzana “Enrique C. Rébsamen”. Fue grato constatar que la mayoría de los enjundiosos y alegres jóvenes de esos ayeres, integrantes de la Generación “Piratas”, alcanzamos el máximo propósito y con ello obtuvimos nuestro ansiado título como docentes, en el desaparecido Teatro Lerdo y en una ceremonia oficial presidida por el entonces gobernador de la entidad, el Lic. Antonio M. Quirasco. Así, ese gran contingente de más de 450 elementos, se lanzaba a la misión humanista de conducir pedagógicamente a las generaciones infantiles.

En este feneciente 2019 se cumplen 57 años del egreso de ese ejército de profesores de educación primaria y de educadoras de párvulos. Ante lo cual y en el marco esplendoroso de la celebración de los 133 años de vida de nuestra Alma Máter (la BENV), los bucaneros de los siete mares festejaron a lo grande su quincuagésimo séptimo episodio de haber cursado sus estudios psicopedagógicos y científico-humanísticos en la Atenas Veracruzana. Hoy fue la fiesta memorable en la localidad de Tuxpan y durante tres días (29-30 de noviembre y 1º. de diciembre) se escenificaron diversos eventos para el disfrute pleno de los protagonistas. Hubo actuaciones artísticas diversas del grupo de Xalapa, la participación de los jarochos porteños con una comedia musical, así como una recepción gastronómica donde se degustaron platillo típicos. Al día siguiente, en los jardines de ese bello rincón huasteco, “se tomó” la panorámica foto del recuerdo, para después asistir fervorosamente al templo parroquial (misa de acción de gracias).

Por la noche del 29 de noviembre se llevó a cabo la cena-baile en el Hotel Crowne Plaza, con la intervención de un grupo musical y en medio del entusiasmo de los organizadores y de los participantes que recibieron a las altezas reales Leticia Primera y Noel Primero, quienes posteriormente cederían el lugar de honor a los nuevos soberanos. Fue una gratísima sorpresa la coronación de Cielo Violeta y de su acompañante de lujo, el simpático “Peñita”. Bajo los acordes musicales, con los valses de rigor, toda la corte real se enlazó en derredor de su majestad Cielo Violeta. Menudearon los brindis y en franca camaradería los intrépidos bucaneros cenaron y bailaron amenamente, dejando de lado sus tribulaciones, achaques y angustias cotidianas.

Tengo que destacar, de manera especial y con justicia, que la estimada Familia Ahumada auxilió mucho para que todo lo planeado resultara sin tropiezos ni omisiones. No contenta con ello, todavía la anfitriona María de Jesús y las hijas del amigo Margarito (RIP) atendieron en la despedida a los colegas docentes con la preparación esmerada de una comida, donde al calor de esos momentos vivificantes se tomaron los acuerdos para el próximo año 2020. Múltiples gracias a ese “clan familiar” de Santiago de la Peña, que siempre se ha caracterizado por su fraternidad normalista.

 

 

_____________________________________________

 

Atentamente.

Profr. Jorge E. Lara de la Fraga

Dejar respuesta