Pasados los días de luto brota la cruel insidia

Por Luis Martínez Wolf

0
129

Barloventeando

 

Con cierta regularidad recibo mensajes de la oficina de prensa del gobierno del estado, por supuesto en todos los comunicados se hace mención a los logros del Gobernador y su equipo de funcionarios, normal y tolerable, pues estamos acostumbrados a recibir los mensaje halagadores y nadie los toma en cuenta como expresión de la realidad, en esta ocasión y para no quedar como conservador enemigo del liberal Gobierno, reproduzco integro el mensaje relacionado con el asesinato del Diputado Juan Carlos Molina Palacios, quedé anonadado, súpito, de ser cierto lo expuesto, divulgado por el Gobierno, todos aquellos que enviaron condolencias, mensaje de pésame a los familiares del asesinado, deberán poner a remojar sus barbas, pues si el Gobernador atiende lo expuesto por su oficina de prensa, el difunto tenia algunos defectillos, investigar al respecto, hará quedar muy mal a quienes se llamaron sus amigos y condolientes por el crimen. Urge la investigación al respecto, muchos se arrepentirán por lo expresado en la pública condolencia. Transcribo textual el mensaje recibido:

“Dueño de una cuestionada fortuna, diputado federal y hombre clave en el PRI veracruzano, la muerte de Juan Carlos Molina Palacios abre varias interrogantes y diferentes líneas de investigación respecto a sus actividades privadas y públicas.

Molina Palacios nació en Carlos A. Carrillo, Veracruz. Cuando involucrándose en actividades políticas cuando ocupó la tesorería en el municipio de Cosamaloapan, cuando Eloy Chiunti era el presidente municipal.

En ese periodo tuvo mucho poder, prácticamente él era el que tomaba las decisiones de dicho ayuntamiento.

Poco a poco fue escalando en la política, siempre de la mano del sector cañero. Alrededor de su vida pública aparecieron diversas versiones que lo mismo lo relacionaron con el robo de combustibles, que con el abigeato, y la más grave con el narcotráfico.

Pero lo que no pudo negar, porque era evidente, fue su descomunal riqueza exhibida a través de sus suntuosos ranchos con ganado de alto registro “Rosa de Alba”, que cuentan era producto del narcotráfico, donde la familia de su esposa de apellido Guízar, provenía de una importante célula del crimen organizado donde a través de dichos ranchos y cría de ganado se lavaba el dinero producto de actividades ilícitas.

A Molina Palacios también se le vinculaba de tener estrechos lazos con cuestionados políticos, que en su momento, estuvieron ligados al crimen organizado y al robo de combustibles en Petróleos Mexicanos. Del dinero del huachicol se pagaron muchas campañas políticas del PRI en el estado de Veracruz.

Las autoridades veracruzanas tendrán que investigar el crimen de Juan Carlos Molina y, para ello, es indispensable estudiar su entorno inmediato, conocer a sus amigos, y a sus enemigos, y también indagar a fondo en las actividades en las que estaba implicado”

El Gobernador debe ordenar investigación imparcial, si se encuentran responsables, en relación con lo propalado, procede enjuiciamiento, pero también de la investigación, aplicar castigo al funcionario de Gobierno que saco a la luz publica el asombroso asunto. ¡AGUAS!

Noviembre 15 del 2019     lmwolf1932@gmail.com   Luis Martínez Wolf

Dejar respuesta