Don Adolfo Ruiz Cortines, ejemplo a seguir

Por Lic. Bernardo Bellizzia Guzmán

0
70

Por Lic. Bernardo Bellizzia Guzmán

 

Hace algún tiempo publique una columna en donde hablaba un poco de la vida de Don Adolfo Ruíz Cortines, mexicano y veracruzano ejemplar, para un servidor quizás el mejor Presidente de México y Gobernador de Veracruz que ha tenido la historia. Hombre probo, sencillo, conocedor de las leyes, educado, cercano a la gente y a sus problemas.

En ese contexto, existe una de muchas anécdotas de Don Adolfo, que siempre fue un estadista y un visionario “Siendo Presidente de México, presidía una ceremonia para poner en marcha un programa de incremento a la plantación de palmeras en su natal Veracruz. Cuando de pronto uno de los ahí presentes le dijo: Señor los frutos no se verán hasta pasados cinco años cuando haya terminado su gobierno. El viejo político, inmutable le contesto: Yo no siembro para mí, siembro para México”.

Quizás, para muchos de los actuales políticos no represente nada esta pequeña anécdota, muchos probablemente no sabrán ni quien fue Don Adolfo Ruíz Cortines, lo que es cierto es que en el actual contexto político que atraviesa nuestra patria, nuestro propio estado, quienes nos gobiernan deberían de tomar el ejemplo de personajes como el referido. Dicen por ahí que quien no conoce la historia está condenado a repetirla, aunque hay algunos gobernantes que dicen conocerla y solo la distorsionan o la aplican a conveniencia.

Ser Gobernador de Veracruz o de cualquier otra estado de la República Mexicana, es un alto honor que les confiera la ciudadanía mediante el voto, libre y secreto, no deberían de desperdiciarlo aquellos que son beneficiados con el voto popular. Sin embargo, tal parece que no hay idea de la alta responsabilidad conferida, y que solo llegan para hacer grandes negocios al amparo del poder, se olvidan del pueblo y de quienes los ayudaron en campaña, de las promesas solo eso queda, promesas. La gratitud de antes se vuelve ingratitud y olvido, ser mal agradecido pareciera hoy en día la característica principal de la clase política mexicana. No hay cuadros formados, con vocación de servicio sino de servirse.

Incontables son aquellos personajes inexpertos e improvisados, que arriban a las posiciones de privilegio y que por obvias razones sus funciones y su trabajo la desarrollan muy mal, sin resultados óptimos.

Veracruz hoy en día, está siendo arrasado por una horda de malos políticos, incapaces, intolerantes, incompetentes, ineptos, con falta de capacidad, inexpertos, que se han apoderado de sus instituciones y de sus voluntades, ¿Cuánto más podrá resistir este estado? La verdad no creo que mucho, la herida social es muy profunda, la desigualdad es más evidente, la respuesta en nula de parte de quienes dirigen las dependencias, el descontento ciudadano va en incremento y para colmo nadie parece tomar las riendas de un estado que pide a gritos AYUDA.

Caray, como extrañamos en estos momentos a Don Adolfo Ruíz Cortines, de verdad que bien nos haría en estos momentos un poco de sensatez, buenos oficios, humildad, atención real de los problemas, acercamiento real con la ciudadanía, pero sobre todo congruencia en lo que se piensa con lo que se dice. Es preciso cambiar de estrategia, porque esta (si es que la tienen) ya se vio que no ha funcionado. Veremos qué pasa. Correo electrónico: bernardobellizzia@hotmail.com

 

  1. No quise despedir esta columna sin antes mandar un mensaje de solidaridad y pésame para la familia del diputado Juan Carlos Molina Palacios, a quien cobardemente le quitaron la vida en días pasados, pronta resignación para todos ellos. Esperando que las autoridades capturen al o los responsables de este hecho violento, que enluta a una familia veracruzana y a todos los que vivimos en este estado llamado Veracruz. En paz descanse nuestro amigo Juan Carlos.

Dejar respuesta