Marina Mercante: Rumbo confuso o inaplicable parte 1

0
67

Barloventeando

Marina Mercante: Rumbo confuso o inaplicable  parte 1

 

Las leyes mexicanas y las de casi todos los países desarrollados o en vías de desarrollo, son proteccionistas, pretenden ser tutelares en ciertas áreas de la vida de los pueblos, se debe ser cauteloso en cuanto a las asechanzas de otras naciones que pretenden apoderarse de sus recursos y aun de su territorio. La Constitución mexicana abunda en señalamientos proteccionistas y tutelares, por un lado, cuidando aquellos recursos que considera estratégicos para impulsar el desarrollo económico de la Nación, el carácter  tutelar, lo establece la Constitución protegiendo los grupos sociales marcadamente débiles, por causa de la marginación propia de su actividad o derivada de la segregación social o racial, que algunos sectores de la sociedad aplican, a los trabajadores del campo, los indígenas, en lo general a la gente jornalera, la pesca y la Marina mercante.

A pesar de la fiebre legislativa neoliberal que en algunos casos ha sido legislativa antisocial, la Constitución mantuvo el carácter nacionalista en cuanto a la protección de algunos recursos naturales, jurisdicción territorial y otras actividades en que el legislador consideró conveniente dejar el carácter proteccionista de la ley, para resguardo de nuestra Soberanía, es así como el artículo25 constitucional en su primer párrafo enuncia “Corresponde al estado la rectoría del desarrollo nacional para garantizar que este sea integral, que fortalezca la soberanía de la nación y su régimen democrático y que, mediante el fomento del crecimiento económico y el empleo y una mas justa distribución del ingreso y la riqueza, permita el pleno ejercicio de la libertad y la dignidad de los individuos, grupos y clases sociales, cuya seguridad protege esta Constitución”. Este solo párrafo merece el más amplio reconocimiento y agradecimiento a los patriotas y celosos guardianes de la soberanía nacional, calificativo que merecen los legisladores que crearon y los que respetaron este postulado fundamental, es necesario otorgar devoción al santo o demonio que influyó en el entendimiento de los reformistas legisladores, permitiendo que el primer párrafo del art. 25 Constitucional quedara tal y como está en la Constitución.

Corresponde a la actual generación, a los mexicanos que sufren las embestidas imperialistas de toda laya, dar cara, usando como escudo nuestra Constitución, evitar ser despojados de nuestros recursos naturales y espacios de trabajo, corresponde al Estado la rectoría del desarrollo nacional para que este sea integral, entendiendo por integral aquel desarrollo que garantice la armónica convivencia entre trabajo y capital, trabajo realizado por el pueblo mexicano y capital aportado por el empresario nacionalista, el cual deberá recibir el fomento y apoyo de las entidades financieras al servicio de aquellos empresarios que manifiesten actitudes democráticas, asimilados al concepto de soberanía nacional, permitiendo además el pleno ejercicio de la libertad y dignidad de los individuos, grupos y clases sociales, esa es premisa fundamental de los postulados constitucionales.

Es necesario rechazar a los vende patrias que con el pretexto de globalización económica o tratados multilaterales símbolo del entreguismo, pretenden subordinar al trabajador mexicano y a la nación en pleno a empresas extranjeras que anulan el concepto de soberanía y la dignidad del trabajador mexicano. ¡AGUAS!

Octubre 9 de 2019     lmwolf1932@gmail.com    Luis Martínez Wolf

 

Barloventeando

Marina Mercante, Rumbo confuso o inaplicable (parte 2)

El ámbito de la Marina Mercante Nacional es un ominoso exponente de entreguismo a grupos extranjeros, en flagrante desacato a preceptos constitucionales, los malos políticos, émulos de Santana, anuncian con alegría que la época del paternalismo económico se terminó, que el empresario mexicano debe prepararse para luchar contra empresas extranjeras de cualquier parte del mundo, presentan el paternalismo como una nefasta actitud de los gobiernos mexicanos que nos ha impedido crecer en el ámbito económico por incapacidad para producir, todo por causa de leyes proteccionistas que causan infantilismo empresarial.

Los EE:UU: son presentados como arquetipo de nación, en que sus empresarios demuestran cómo es posible crecer por la vía de la libre empresa y bestial competencia en todos los ámbitos, estos aduladores y panegiristas del empresario norteamericano, ignoran que nuestros vecinos para impulsar su marina mercante, elaboraron una legislación proteccionista de lo nacional, el acta Jones de 1920, llamada así en homenaje a su patrocinador, el senador de Carolina del Norte Wesley Jones, esta acta, vigente hasta la fecha, es defendida encarnizadamente por los armadores, Gringos sintetizadamente establece que:

 “cualquier carga embarcada de un puerto de los Estados Unidos a otro de la misma nación, debe ser transportada por un barco construido y registrado en los EE.UU., propiedad de ciudadanos norteamericanos y con tripulación estadounidense”.

Después de leer esta porción del acta Jones, el enunciado en nuestro artículo 32 constitucional, pierde el sentido crítico que le endilgan los vende patrias entreguistas, accesoriamente dice: “Para pertenecer al activo del ejército en tiempos de paz y al de la armada o al de la fuerza aérea en todo momento, o desempeñar cualquier cargo o comisión en ellos, se requiere ser mexicano por nacimiento. El mismo art. 32, establece “Esta misma calidad será indispensable en capitanes, pilotos, patrones, maquinistas y, de una manera general, para todo el personal que tripule cualquier embarcación o aeronave que se ampare con la bandera o insignia mercante mexicana”.

La porción más criticada y por desgracia casi nunca respetada es la que se establece en el art. 32, donde sentencia: “Los mexicanos serán preferidos a los extranjeros en igualdad de circunstancias, para toda clase de concesiones y para todos los empleos, cargos y comisiones de gobierno en que no sea indispensable la calidad de ciudadano”

Eso establece nuestra Constitución, por desgracia, además de haberse cambiado algunas partes de su contenido para favorecer a grupos extranjeros, en lo aplicable, vemos con rabia que no se aplica apegado al texto vigente no por ser inaplicable, es que no se respeta, vemos con tristeza e indignación como los extranjeros medran a expensas de los recursos nacionales considerados para explotación y beneficio de los mexicanos, ni modo, eso es México y esos son nuestros gobernantes. ¡AGUAS!

Octubre 10 del 2019     lmwolf1932@gmail.com   Luis Martínez Wolf

Compartir
Artículo anteriorCredibilidad en juego
Artículo siguiente.

Dejar respuesta