Cuando la vida no le resulte fácil.

Por Luis Humberto Muñoz Vazquez

0
58

Panoramas de Reflexión

“Cuando la vida no le resulte fácil y encuentre sólo caminos difíciles en su andar cotidiano, recuerde siempre estas palabras: Sepa, en su corazón, que hay otros que nunca le olvidan. Nunca estamos solos. Busque siempre un arco iris después de una tormenta. Las cosas se miran mejor en la calma. Celebre siempre las cosas maravillosas que hay en usted. Fortalezca su espíritu.

Y cuando llegue el venturoso mañana, que pueda comenzar de nuevo, piense en cuántas sonrisas pueden llenar un día. Crea fervientemente que sus anhelos serán algún día, no tan lejano, una bella realidad. Encuentre tiempo para apreciar la vida y tiempo para compartir su belleza espiritual. Vea su presente como un regalo, y su futuro como otro más. Agregue una página dorada al diario de cada nuevo día, y que pueda convertir ‘La felicidad eterna’ en eterna felicidad. Siga sembrando siempre las grandiosas semillas de sus sueños. Porque si sigue creyendo en ellos, sus sueños seguirán tratando de florecer en usted. Moisés le dijo a Dios: ‘¿Y quién soy yo para presentarme ante el faraón y sacar de Egipto a los Israelitas?’ Y Dios le contestó: ‘Yo estaré contigo’. Dios obra a través nuestro en cada gesto de amor. Crea en usted mismo, sea sincero en el amor y consigo también; haga y pregone perennemente el bien para sus semejantes y no se olvide de usted. Practique invariablemente la caridad, pues hay mucha gente que nos necesita ahora y siempre”.

Esta sublime reflexión anónima me recuerda los tiempos de dádivas electorales (que usted mismo paga) para comprar votos a como dé lugar, y yo me pregunto, ¿para qué esperar esos tiempos? En verdad que no hace falta que usted sea un candidato a obtener un puesto de elección popular para ayudar al prójimo, si usted puede y quiere, hágalo ahora y de manera desinteresada. Ayude en verdad. Intercambiar favores también beneficia, pero no sea ventajoso. Recuerde que la felicidad no se mide por la cantidad de dinero que pueda atesorar en sus bolsillos, la felicidad es subjetiva, personal, búsquela usted mismo de acuerdo a su condición y circunstancias. Verá que no se arrepentirá. Muchos de los malos momentos por los que usted puede atravesar pueden esquivarse, evítelos, y los que no pueda hacer a un lado afróntelos con valor, integridad y honestidad. ¿No lo cree usted así amigo lector? Piénselo un poco. Que tenga un buen día.

 

Luis Humberto.

Dejar respuesta