Comienza con lo que tienes

0
137

Panoramas de Reflexión

Comienza con lo que tienes.

“Tú ya tienes todo lo que necesitas para comenzar a crear tu futuro. Sin embargo a veces te encuentras diciendo: si tan solo tuviera esto, si al menos esto fuera distinto, si tuviera más dinero. No exageres la importancia de las cosas que no tienes. Empieza con lo que tienes. No con lo que te hace falta.

No permitas que aquello que no puedes hacer, te impida hacer lo que sí puedes. La pasividad prolongada paraliza la iniciativa. Para la mente que vacila, todo parece imposible. No esperes que existan circunstancias extraordinarias para hacer el bien, hazlo en las situaciones comunes. No necesitas más energías, habilidad, ni mayores oportunidades. Lo que debes hacer es sacarle provecho a lo que ya tienes. El encanto de lo distante y lo difícil es engañoso. ‘La gran oportunidad se encuentra precisamente donde estás’. Lo que puedes hacer ahora es la única influencia que tienes sobre tu futuro. La grandeza verdadera consiste en demostrar excelencia en las pequeñas cosas. La alegría nunca vendrá a quienes no saben apreciar lo que ya poseen. La mayoría de las personas cometen el error de buscar muy lejos aquello que está cerca. Nadie logró el éxito mientras esperaba que todas las condiciones fueran ideales. No pierdas el tiempo con dudas y temores acerca de lo que no tienes. Decídete de lleno a terminar la tarea que tienes entre manos, sabiendo que el correcto desenvolvimiento actual es la mejor preparación para tus años venideros. Simplemente, hazlo con lo que tienes”.

Efectivamente, a mí me costó mucho trabajo entender esto. Me hizo falta madurez para lograrlo y cuando al fin lo hice, me di cuenta de lo equivocado que estaba. Mi condición parapléjica ahora no me permite realizar tantas cosas que yo quisiera y como yo pretendiera; sin embargo, sigo adelante con lo que tengo y puedo hacer. En lo difícil y complicado me tardo un poquito pero igual trato de hacerlo, haciendo uso de la tolerancia tesón y perseverancia, virtudes amigas que me ayudan en muchas decisiones pequeñas pero importantes. A veces fallo, soy humano. Se los digo no para que me consideren. Soy igual que los demás. Créanme que me costó mucho trabajo asimilarlo, pero ahora no me veo como estoy sino como soy. No soy perfecto, vivo en busca de la perfección al igual que muchas personas en el mundo, aunque sé de antemano no la voy alcanzar nunca, pero considero que si más me acerco, más ventajas personales alcanzaré. Esta invitación a la reflexión de John Mason, un autor de motivación, nos hace ver que no es necesario tener para hacer, y para Ser. Hay personas que tienen mucho para dar en la vida, lo malo es que no lo saben, no se han dado cuenta que lo tienen, están ensoberbecidos en su altivez que ni ver se dejan. Dar lo que nos sobra, o lo que nos den para dar y proyectar nuestra imagen y alcanzar futuros privilegios, no es una buena idea, nada tiene de asombroso. Es mezquino, miserable y vulgar. Compartir lo que tenga es mejor. Cuesta entenderlo, y como siempre, hace falta vernos en desgracias generalizadas para hacer lo que debimos desde un principio. No espere tener mucho para dar o hacer el bien a los demás. Es nuestra condición natural procurarlo y ojalá lo entendamos pronto y no cuando sea demasiado tarde. ¿No lo cree usted así amigo lector? Piénselo un poco. Que tenga un buen día.

Luis Humberto.

Dejar respuesta