Todo depende del color con que se mire

0
68

Abriendo Brecha

Todo depende del color con que se mire

Por: Héctor Saldierna

A siete meses de la presente administración federal podrían establecerse dos visiones opuestas: los que están de acuerdo con las nuevas políticas y que advierten que hay muchos obstáculos para realizar los programas de acción y, dos, quienes piensan que nada se ha hecho y que todo conducirá al fracaso.

Creo que ambas de encuentran en un punto extremo y que no podrían definir con exactitud lo que está ocurriendo ahora. Normalmente los prejuicios ideológicos y los intereses son los que marcan el punto de vista de las personas.

No obstante, hay que decirlo, en las pláticas cotidianas se encuentra la visión y percepción de cada una de las personas. Es verdad que una buena parte de los que opinan consideran que no se están haciendo bien las cosas.

“No es factible hacer la refinería porque es demasiada cara. No será posible que la terminen en el presente sexenio y será un fracaso”, dijo un empresario en el sector eléctrico.

“Está sobreexpuesto en las conferencias mañaneras. No debería estar mucho tiempo ante medios de comunicación. Es mejor que trabaje y otorgue menos tiempo a la prensa”, expresó un maestro de educación primaria.

“Desechó un buen proyecto del aeropuerto en Texcoco y lo hizo solamente por capricho. En donde se realizará ahora, en Santa Lucía, no tiene factibilidad técnica”, opinó una mujer, de 30 años.

Y estas son algunas opiniones que no son favorables al presidente Andrés Manuel López. Otras personas a las que les pregunté su punto de vista también son coincidentes y parece ser una premisa básica en la que no se observa mucho optimismo.

Hay quienes también afirmar que hay políticas parecidas a la de Venezuela, de manera que no es extraño que llegásemos a esos niveles de la nación sudamericana. Es decir, de confrontación con el gobierno.

Hay quienes afirman, inclusive, que están decepcionadas por haber votado por él en julio de 2018, sobre todo porque observan que no hay dinamismo económico y mucha incertidumbre en el plano social y político.

Otras voces, sin embargo, son más mesuradas.

Estiman que es todavía poco tiempo para juzgar a un gobierno. También indican que no pueden existir milagros en tan breve lapso, principalmente porque consideran que es prematuro evaluar la gestión.

Ni siquiera se lleva un año y ya se observan críticas muy punzantes.

Otro punto de vista que es relevante mencionar es que durante el gobierno de Enrique Peña Nieto no se dieron manifestaciones de ninguna naturaleza, principalmente cuando se estaba vendiendo al sector petrolero, un área tan sensible ligada a la soberanía de la nación.

Mientras que en este período ya se han dado marchas de ciudadanos en todo el país, con un elevado sospechosismo y de críticas hacia la administración; durante administraciones anteriores curiosamente no se observaron reclamaciones a las políticas entreguistas de los recursos naturales.

Todo parece indicar, a la luz de lo que se observa de parte de las diversas voces, que no se toman en cuenta acciones que buscan rescatar a empresas tan emblemáticas del estado como CFE y Pemex, violentadas, mancilladas y casi desmanteladas por los gobiernos durante más de 30 años, pero ahora que existe una tendencia de corte nacionalista para su rescate,  paradójicamente se observan críticas orquestadas desde los más influyentes medios de comunicación del país.

Todo depende del color con lo que se mire. Pero la realidad es que muchos intereses han sido afectados. Se busca por todos los conductos y medios desprestigiar las acciones que podrían perjudicar a esos intereses económicos enquistados durante varias décadas, cuyos objetivos están muy alejados de las metas de la sociedad y no coinciden para nada con beneficiar al pueblo.

Todo está fundamentado en mantener los privilegios.

Ahora lo que sigue es que haya justicia y no prevalezca la impunidad. Porque sí acaso no se castiga con cárcel y recuperación de dinero mal habido, entonces todo quedará en un simple teatro. La gente también requiere ver un golpe de autoridad y que la equidad se haga nítida.

De otra manera se continuará en lo mismo. La sociedad mexicana necesita que haya argumentos sólidos y que se detengan a peces gordos que durante décadas han atentado contra la salud financiera y ética del país.

 

Y hasta la próxima.

 

 

Dejar respuesta