¿puño cerrado o mano franca?

0
119

Abriendo Brecha

¿puño cerrado o mano franca?

Por: Héctor Saldierna

Prevalece la polémica sobre el asunto de los aranceles que pretendió imponer Trump a México y que finalmente se negoció para evitarlo. Con ello, no se sabe quién perdió y quién ganó, pero las opiniones muestran muchas discrepancias y las fisuras se han producido en cascada.

Fiel a su costumbre, Donald Trump amenazó a México y de alguna manera doblegó al gobierno mexicano. Aunque en principio se hablaba que la dignidad había quedado intacta, según afirmación del canciller Marcelo Ebrard, han salido a relucir temáticas que no hablan del todo bien de la negociación.

No es casual que Trump amenace y salga con la suya. No se sabe a ciencia cierta sí Andrés Manuel no tuvo la capacidad para  enfrentarlo, a pesar que hizo alusión a la mano franca y sincera, en referencia al poeta cubano José Martí.

Lo revelador es que no se observan buenas noticias para México, porque pretenden convertirlo en el gendarme de la frontera sur, bajo la fortísima posibilidad que se trastoquen los derechos humanos a través de la Guardia Nacional, que supuestamente iba a operar en contra de la delincuencia organizada del país.

Ahora no será así. Gracias a la bravata de ese señor ahora tendrán que hacerle la tarea de enfrentar la corriente migratoria de El Salvador, Honduras, Guatemala, Cuba, Haití, África y otras naciones del orbe.

¡No será una tarea fácil!. Al contrario, se distraerán hombres y recursos para contener un problema que no es estrictamente problema nacional. Tal vez haya faltado una posición más digna o, mejor, hubiese sido aceptar los aranceles y contestar de la misma manera.

No cabe duda que en estos primeros seis meses del gobierno federal hay diversos problemas que han aparecido. Y lo que es peor, no han podido cuajar los proyectos que tenían bien definidos. Es más, ni siquiera han avanzado de manera sustancial los programas sociales, eje rector de las acciones gubernamentales.

Se le agradece mucho la posición del actual régimen, con una fuerte dosis nacionalista, pero que no ha sido capaz de instrumentar las acciones necesarias para iniciar las gigantescas obras de infraestructura, que serían elemento clave para dinamizar la ahora maltrecha economía.

O es que no se han elegido a los mejores hombres en el gabinete para instrumentar todas estas tareas que deben ser implementadas a la palabra de ¡ya!, porque ningún gobierno puede estar sistemáticamente diciendo que todo no funciona por las deficiencias de un gobierno anterior.

El discurso no está para aguantar varios meses. Son tiempos ya de actividades concretas y ejecuciones rápidas porque las diversas capas sociales necesitan respuestas inmediatas. Es verdad que el gobierno de Peña Nieto fue uno de los más corruptos en la historia moderna de México. Sino  es que el peor.

Pero no se puede vivir de tal apología. Al contrario, ha llegado también el momento de castigar y reprender a quienes cometieron acciones corruptas que tanto dañaron al país. El discurso, por supuesto, tiene que estar acompañado del castigo ejemplar con años de prisión y devolución del dinero mal habido.

De otra manera no habrá paz para el pueblo mexicano que observa con angustia que aún no ha podido despegar este gobierno  y cuyos planes se observan distantes a pesar del bombo y platillo de la refinería de Dos Bocas y el Tren Maya, así como el aeropuerto de Santa Lucía.

Y no sólo eso, porque la inseguridad sigue siendo una de sus peores y aberrantes manifestaciones. El secuestro y muerte del estudiante Norberto en la ciudad de México ha prendido las luces rojas. Algo tiene que hacerse desde el poder judicial para que las penas sean más severas y se disminuya drásticamente este flagelo que avergüenza al país.

SECUESTRAN A MARMIKO

Y no sólo en México, en Veracruz observamos desasosiego y no buenas cuentas en el terreno de la seguridad.  Este martes un grupo armado secuestró al periodista Marcos Miranda Cogco, conocido como Marmiko. Desde su casa, en Casas Tamsa, fue detenido por un grupo  fascineroso.

Ya un grupo nutrido de periodistas se reunieron para exigir públicamente su liberación y que no pase nada. Sería gravísimo que hubiese una noticia fatal. Como dicen los antiguos: el horno no está para bollos. Una gran tarea y responsabilidad tiene en sus manos el gobierno de Cuitláhuac García Jiménez.

Creo que sí le hubiesen dicho a lo que se enfrentaría en un gobierno estatal y de la naturaleza de Veracruz, habría dicho que no le entraba. Cuando se llegaba a ser gobernador de esta entidad, normalmente se acreditaba una experiencia mayor de 30 años en la política.

Cuitláhuac dista mucho de ello. Ha llegado con la inexperiencia total y sólo había sido diputado. Antes, docente universitario.  Tendrá que escuchar a los que saben, a los asesores bien intencionados y aprender en cursillo rápido.

Hay que dejar atrás soberbia y dejar paso a la humildad.

Y hasta la próxima.

Dejar respuesta