Aroma de letras.

0
69

Panoramas de Reflexión

Aroma de letras

El delicioso aroma de las letras incita el ánimo a degustar su exquisito sabor cuando su sazón está condimentada de cultura, conocimiento, estilo y un poquito de buen gusto. El genio creativo en el arte de la literatura produce grandiosas ideas que trascienden fronteras, ideales, sentimientos. Las palabras, de cuya acertada e ingeniosa combinación florecen portentosas obras, trasmiten su fuerza y valor al expresarse o manifestarse en forma escrita, a pensamientos nobles que generan loables acciones.

 

Quienes han disfrutado plácidamente de buenas lecturas de obras literarias cumbre de autores consagrados, clásicos y contemporáneos, han saboreado de la intensa delicia a que ellas conducen. Les han dejado un agradable sabor de boca. Enseñanzas, experiencia, conocimiento, consejo, emoción, aventura, tensión, placer. Los géneros son variados y de una amplia gama de autores con los que se aprende, se viaja, se sufre y disfruta. Elevando así la libertad y posibilidad de elección acorde a sus gustos y preferencias. Las letras apasionan, sorprenden, transportan a donde la imaginación desborda en torrentes de pensamientos que contribuyen todos a mejorar nuestra vida mental, espiritual y social. Las personas que leen poseen mayor capacidad, agilidad y sagacidad mental, al incrementar constantemente su acervo cultural además de sus habilidades de comprensión y retención. Desafortunadamente la vida agitada de hoy está plagada, saturada de tecnología e innovación que deja escaso tiempo disponible para la lectura. Sin embargo, con ella, aumentamos considerablemente nuestro vocabulario y ejercitamos el cerebro estimulándolo regularmente y fortaleciendo sus tejidos, disminuyendo así el riesgo de pérdida de memoria y de padecer enfermedades como el Alzheimer. Leer aumenta el nivel de concentración, la habilidad de atención y desarrolla la objetividad y la toma de decisiones. Si leemos más, tendremos mayores temas de conversación con los demás. Además es barato, la lectura es mucho más económica que ver televisión, ir al cine o jugar con aparatos electrónicos. Además reduce el estrés e incrementa el desarrollo emocional.

 

Son muchas, muchísimas las ventajas que se obtienen con la lectura. Es enorme el placer que otorgan las letras. El único inconveniente es que cuesta mucho trabajo convencer a una persona que lea, más si nunca o rara vez lo ha hecho. El hábito de la lectura en un principio, es difícil teniendo la televisión, la radio y otros instrumentos electrónicos de por medio; sin embargo, la palabra escrita trasmite imaginación y la satisfacción de poder discernir y filtrar la exagerada basura que esos medios arrojan a nuestro intelecto. Procure, intente, pruebe, leer un buen libro, por pequeño que este sea, le aportará valiosas enseñanzas, despertará su imaginación y quizá lo trasporte a otros lugares jamás pensados. Aprenderá palabras nuevas. Conocerá, disfrutará y por fin, se deleitará con el exquisito aroma de las letras que nunca dejará de aprovechar en su beneficio. ¿No lo cree usted así amigo lector? Piénselo un poco. Que tenga un buen día.

 

Luis Humberto.

Dejar respuesta