Bolsa Mexicana de valores… humanos

0
51

Panoramas de Reflexión

Bolsa Mexicana de valores… humanos.

La Bolsa Mexicana de Valores está a la baja. Inicia todas las semanas con marcados descensos en el mercado accionario y pareciera que a nadie le interesa. Las acciones en los aspectos bursátiles de valores como la ética y la moral social; tales como la cortesía, la educación, el respeto y la atención por los demás, así como el sentido común, y otros tantos valores humanos, van todos en marcado descenso. El mercado de valores no obtiene ganancias desde hace algunos años y ya a nadie, remarco, a nadie le importa.

Este tema de los valores quise iniciarlo con una parodia satírica, emulando el lenguaje del mercado bursátil que nada tiene que ver con lo que quiero exponerles. Los valores a que me refiero frente a nuestra ya peculiar titánica indiferencia, son todas aquellas virtudes que proveen al ser humano para perfeccionar y acrecentar su dignidad y conducta con la experiencia de vivir en armonía con los demás. Son valores que nos perfeccionan, dependiendo de las buenas acciones que decidamos realizar en la vida; como: vivir en armonía, con humildad, honestidad, sinceridad, bondad, amistad y respeto por nosotros mismos y los demás, entre muchos otros. La decisión es nuestra y elegirlos, agrega un efecto de calidad extra en nosotros. Estos y otros valores como el amor, la gratitud y amistad también han descendido considerablemente. Existe una marcada tendencia generalizada a vivir aprisa, con celeridad, presteza o prontitud, que nos incita a caminar atropelladamente en la vida. Lo bueno que yo no lo hago no porque no quiera, sino porque no puedo. Lo que a la vez, esto nos obliga constantemente a olvidar las relaciones interpersonales que tienen afectos mutuos, el aprecio por alguien o las cosas, incluyendo el honor y la estima; el respeto por los derechos y dignidad de los demás, por el medio ambiente que nos provee de vida. Olvidamos el respeto que nos impide lastimar lo que debemos valorar. ¿Valorar?, ¿Qué es eso?, ¿es dinero?, ¿dónde? Hemos olvidado la gratitud, el agradecimiento, el aprecio que son sentimientos, emociones del corazón o de actitud en el reconocimiento de un beneficio que hemos recibido o vamos a recibir. Hemos olvidado tantos otros valores y, acostumbrados a buscar culpables, a echarle la culpa a alguien o algo, escudriñamos desesperadamente adonde arrojar la bazofia que cargamos para desembarazarnos de ella y justificarnos falsamente ante los demás. Que porque la inseguridad que prevalece… que porque he tenido mucho trabajo… que porque iba de prisa y no te vi… disculpa olvidé darte las gracias, etc.

No acabaría de enlistar las justificaciones que emitimos a los demás, sin darnos cuenta que la opción y decisión de hacer bien las cosas está en nosotros mismos, La culpa o disculpa también depende de nosotros. Basta ya de hipocresía, falsedad y mentira; de adulaciones, lambisconería y moral de reptil con algunos y rechazo y humillación con otros. Los valores morales y humanos son muchos y dependen todos del buen uso del sentido común con que los apliquemos. Son muchas las ventajas que tenemos para formarnos una elegante y digna actitud de servicio y no de servilismo. Seamos honestos, sanos, con nosotros mismos y los demás. No está por demás. ¿No lo cree usted así amigo lector? Piénselo un poco. Que tenga un buen día.

Luis Humberto.

Dejar respuesta