Ejercicio matutino es tan bueno como los antihipertensivos

0
102

Un estudio reciente del Instituto Baker del Corazón y la Diabetes, en Australia, revela que hacer 30 minutos de ejercicio matutino ayuda a controlar la presión arterial en las personas con sobrepeso y obesas durante todo el día.

De acuerdo con Michael Wheeler, autor principal del estudio publicado en la revista Hypertension, para las mujeres en particular, añadir pausas frecuentes en las que dejan de estar sentadas a lo largo del día puede ofrecer un beneficio adicional.

“Tanto en los hombres como en las mujeres, la magnitud de la reducción en la presión arterial sistólica promedio tras el ejercicio matutino y las pausas en que dejan de estar sentados, se acercó a lo que podría esperarse de un medicamento antihipertensivo“, aseguró Wheeler.

En la investigación participaron 67 personas entre los 55 y los 80 años de edad que realizaron tres sesiones distintas en un laboratorio, en un orden aleatorio, con al menos seis días de diferencia.

Esas sesiones fueron: estar sentado de forma ininterrumpida durante ocho horas; estar sentado durante una hora antes de 30 minutos de caminar en una cinta a un paso moderado, seguido de 6.5 horas de estar sentado de forma prolongada; y una hora de estar sentado antes de 30 minutos en la cinta, seguido de estar sentado con pausas cada 30 minutos para caminar con una intensidad leve durante tres minutos, durante 6.5 horas.

La presión sistólica (número superior) y diastólica (número inferior) promedio se redujo tanto entre los hombres como entre las mujeres que participaron en el ejercicio matutino, en comparación con la sesión en que no hicieron ejercicio.

Hubo un beneficio adicional (una reducción significativa en la presión arterial sistólica promedio) entre las mujeres cuando combinaron el ejercicio matutino con las pausas frecuentes en que no estaban sentadas a lo largo del día.

Los hombres no obtuvieron un beneficio adicional en la presión arterial al realizar pausas frecuentes de estar sentados, según el estudio.

Los motivos de la diferencia de género no están claros, pero podrían deberse a una combinación de factores, por ejemplo las variadas respuestas de la adrenalina al ejercicio. Además, todas las mujeres del estudio eran postmenopáusicas, un momento en que las mujeres tienen un riesgo más elevado de enfermedad cardiaca, según los investigadores.

Los estudios anteriores han mostrado que hacer pausas de estar sentado tiene un mayor efecto beneficioso en la presión arterial entre las personas con un riesgo más elevado de enfermedad cardiaca, indicó Wheeler.

Se necesita más investigación para determinar si el ejercicio matutino y las pausas frecuentes de estar sentado también ofrecen beneficios en la presión arterial de las personas más jóvenes y las que no tienen sobrepeso.

Compartir
Artículo anteriorLas Ciudades de Justicia
Artículo siguiente

Dejar respuesta