Migrantes empiezan asaltos

0
88

Crucero Político

José Luis Loyo Ochoa

Migrantes empiezan asaltos

Inicio tiendas de conveniencia

Ojo autoridades ¿competentes?

 

CUANDO LOS INMIGRANTES EMPIEZEN A TENER HAMBRE, FRIO Y CARENCIA DE TODO SIN PODER LLEGAR A ELLO EMPEZARÁN LOS ASALTOS.                                     J. L. L. O.   09/01/19

 

Veracruz, Ver. Mx. El Domingo SEIS de Enero, día de los Santos Reyes, un par, al menos es lo que se vio, quizá pudo haber más agazapados cerca del lugar de la acción, pero el caso es que, ese par que decimos eran inmigrantes por su forma de hablar, se presentaron ante una tienda de las llamadas de conveniencia, cito en la Avenida Cuauhtémoc esquina con la calle de Mario Molina en lo que se dice, es zona centro, ahí entro un buen amigo que es el capturista de éste espacio (por razones obvias omitimos su nombre) al entrar le extraño el que algunas personas que parecían clientes estuvieran en un rincón de dicha tienda, pero su extrañeza terminó cuando un  tipo jovencito, con acento centroamericano le invito a ir al rincón donde estaban aquellos clientes, diciéndole que estaban asaltando la tienda pero que para nada se meterían con la clientela, la hora en cuestión fue como a las SEIS DE LA TARDE de ése día seis de Enero. Cuando se supone que ya habían tomado el dinero de las cajas les invitaron, también amablemente a introducirse a la bodega, pidiéndoles que se asomaran dado que uno de ellos llevaba pistola. Y así, todo el grupo de clientes quedaron en esa bodega, ello hasta que, otro cliente toco la puerta preguntando si no había quien les atendiera, fue así como los anteriores clientes pudieron salir. Y afuera, al chica que se veía era la encargada de la tienda exclamaba que les habían robado algo así como veinte o veinticinco mil pesos y algunos artículos de la tienda, todo ello comestibles y cigarrillos, lo cual indica que en verdad no eran los comunes ladrones de ésas tiendas de conveniencia, ya que éstos últimos con lo primero que barren es con licores y cigarros, en contrario este par buscaban solo dinero y comestibles. Nuestro amigo y empleado nos aseguraba que el que los llevó, primero al fondo y al final a la bodega era jovencillo, que no llegaba a los 20 años, que el que se veía mayor era el que estaba vaciando las cajas y exigiéndoles a las de mostrador que le dieran todo el dinero. No es película de Del Toro, es una realidad que se empieza a vivir con los miles de inmigrantes que, hasta ahora no han dado problemas al menos en nuestra entidad, pero que pone de manifiesto lo que nos puede esperar si los del gobierno les siguen permitiendo el paso a tantos miles de ellos, gente que viene con lo indispensable y aquí, tanto los bandidos como los policías les roban hasta los calzones. No se nos olvide que, cuando el hambre aprieta buscamos donde haya, y si traemos chiquillos piden de comer y hay que darles. Esta historia no es un cuento de hadas, fue una realidad que, repetimos, la vivió el joven que trabaja para mí como capturista del portal, y ello solo nos demuestra que, cuando el hambre apriete a esos inmigrantes no les quedará de otra más que buscar como saciar, tanto su hambre como la de las familias que con ellos vayan, con lo cual estimado lector, sin duda alguna debemos de empezar a tener más cuidado al andar y ya vimos que ésta aventura de mi empleado fue a temprana hora de la tarde.

Y por hoy cortita su columna pero para ponernos a pensar el mañana que ya es hoy, y con todo gusto les dejamos los modernos medios para tratar de servirles con todo gusto y no se olviden que, Dios no quiera si viven una situación está su portal para narrarla con gusto.

loyocrucero@hotmail.com   loyocruceropolitico@yahoo.com.mx Twitter loyo_ochoa Facebook (loyocrucero@hotmail.com) y portal de internet www.cruceropolitico.com.mx.

 

P.D. (1) Lo que nos viene con los inmigrantes puede ser peor, debemos de tener cuidado en cualquier hora del día, mucho cuidado.

 

P.D. (2) Recuerde que si busca casa o terreno en: Costa de Oro: El Dorado o en Jardines de Virginia estamos a sus órdenes en el celular 2291 3291124, su amigo José Luis Loyo Ochoa.

 

Dejar respuesta