Desconectar la famosa licuadora

0
27
[Columna Bitácora Política]
Desconectar la famosa licuadora
  •  Hace dos años alcaldes del PRD y PAN tomaron palacio de gobierno
  • En ese entonces, como oposición, exigían la entrega de partidas federales
  • Ahora anuncian que interpondrán denuncias por rasuradas al presupuesto
Por Miguel Angel Cristiani G
Hace exactamente dos años, por estas mismas fechas, alcaldes del PRD y del PAN junto con los que entonces eran dirigentes estatales, tomaron el palacio de gobierno en protesta porque no le habían entregado recursos por más de seiscientos millones de pesos que el gobierno del estado les estaba reteniendo.
Incluso los alcaldes protestantes en esa ocasión, no solo tomaron el palacio de gobierno, las oficinas y el despacho del gobernador interino Flavino Ríos Alvarado -a estas alturas del partido Javier Duarte de Ochoa ya era prófugo de la justicia- sino que se quedaron a dormir en los pasillos.
Hay fotos que podrían calificarse como históricas, porque aparecen los funcionarios municipales y algunos que ahora son estatales, en el balcón central de palacio de gobierno, el mismo, desde el que el gobernador del estado en turno sale a dar el grito de independencia.
Pero el caso es que los seiscientos millones de pesos nunca aparecieron -ni aparecerán diría Pancho López el filósofo de mi pueblo- porque como ahora es bien sabido, todo el dinero que llegaba de la federación y que debería de ser entregado a los municipios para programas específicos en beneficio de la población, se metían a la tristemente célebre licuadora, en donde como por arte de magia desaparecían, bueno no desaparecía, ahora se sabe que servían para comprar lujosas residencia en el país y el extranjero.
En aquel entonces, el presidente municipal de Tihuatlán, Gregorio Gómez Martínez dijo que Gómez Pelegrín argumentó “que no tiene dinero, que lo tomaron para otras cuestiones prioritarias y que están a la espera de que les llegue un préstamo que ellos pidieron, pero no hemos tenido ningún avance en ese tema (…) lo único que decía es que lo dejaron solo”.
Desde este viernes, 18 alcaldes tomaron las oficinas del gobernador interino, Flavino Ríos Alvarado, en espera de ser atendidos y garantizar que los recursos de diversos fondos federales sean depositados a los diversos municipios.
Recordó que se hizo un convenio en el que el Gobierno del estado se comprometió a que el 20 de octubre les serían entregados los recursos que se les adeudan y se incumplió con ello.
Al día siguiente, se tuvo una reunión con el gobernador interino Flavino Ríos Alvarado y el secretario de Finanzas, Gómez Pelegrín, que incluso fue grabada y transmitida por internet, en donde la respuesta fue la misma, debo no niego, pago no tengo.
Y es que desde tiempo inmemorial, las partidas presupuestales que la federación envía a los estados para que las entreguen a los municipios, no son entregadas como es debido y establecido en la ley, sino que se meten a una bolsa, caja, licuadora o como gusten llamarla, en la que en el mejor de los casos, como ocurrió con el gobierno de Agustín Acosta Lagunes se ponen a ganar intereses o se hacen inversiones financieras para ganar intereses.
Por todo lo anterior, es que nuevamente a dos años del Duartazgo, han empezado a surgir voces de algunos alcaldes que se quejan de que no les están llegando completas las famosas participaciones federales -aunque también hay casos de presidentes municipales de la zona conurbada más famosa de Veracruz- a los que no solo les llega completita sino aumentada.
Ya se habla incluso de que algunos alcaldes estarían poniéndose de acuerdo para presentar las denuncias correspondientes -como para amarrarse el dedo antes de tiempo- porque luego no vaya a resultar que la federación les exija la comprobación de esas partidas, que les están llegando incompletas.
Aprovechando también, que como autoridades municipales, tienen derecho a presentar iniciativas de ley, estarían también proponiendo a los diputados locales y federales -ahora que la mayoría de MORENA va a resolverlo todo- que empezaran por legislar para que los recursos que envía la federación hacia los municipios hacia los estados, se manden directamente y no se triangulen y tengan que pasar por el filtro de la famosa licuadora de finanzas públicas.
Contáctanos en Facebook: Miguel Ángel Cristiani G.
En Twitter: @bitacoraveracru

Dejar respuesta