Datos importantes que debes saber de la influenza

0
52

El virus de la influenza causa una enfermedad respiratoria contagiosa que muchos conocemos con el nombre de gripe. Aunque por lo general afecta la garganta y la nariz, también se han presentado casos en los que se afectan los pulmones, lo que lleva a sostener que puede ser una enfermedad leve, pero transformarse rápidamente en grave e incluso mortal.

Debemos entender que dentro de la influenza encontramos tres tipos: A, B y C, siendo la A y B las más dañinas y que pueden desatar una epidemia. Esto se debe a que son altamente contagiosas, ya que se transmiten vía aérea: al toser, estornudar o a través de secreciones nasales.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) todos los años tiene la misión de estudiar las nuevas cepas que producen la influenza, y como el invierno recién pasado dejó sólo en el hemisferio norte alrededor de 23 mil casos de influenza  AH3N2 -o gripe australiana como algunos la llaman-, sugirió una nueva vacuna para hacer frente a esta mutación que no respondió correctamente a la vacuna existente hasta el momento. De esta manera, la vacuna de este año contiene partículas de 3 virus: el H1N1 que afectó el 2009 y cobró la vida de 400 mil personas; la H3N2 que afectó el último invierno a países del hemisferio norte como también otros de Europa; y una última partícula tipo B, que la OMS sugirió importante añadir como medida preventiva en caso de que la cepa se vuelva aún más fuerte.

¿Quiénes pueden vacunarse contra la influenza?

Es importante saber que la única forma de prevenir un cuadro de influenza es vacunándose, y que según la OMS hay 3 grupos más propensos a presentar esta gripe: las personas que padecen de una enfermedad crónica, adultos mayores de 65 años y niños menores de 5 años. Por lo mismo, con motivo de prevenir el brote y propagación de esta enfermedad, el Ministerio de Salud adquirió mediante licitación pública la vacuna “influvac” del laboratorio Abbott, que cumple con las sepas recomendadas por la OMS para actuar en el hemisferio sur.

Públicos objetivos para el 2018:

  • Embarazadas a partir de la 13ª semana de gestación.
  • Niños y niñas de edades comprendidas entre los seis meses a cinco años 11 meses y 29 días.
  • Adultos de 65 años y más.
  • Trabajadores de avícolas y de criaderos de cerdos
  • Personal de Salud
  • Enfermos crónicos entre seis y 64 años, portadores de alguna de las siguientes condiciones de riesgo:
  • Enfermedades pulmonares crónicas, específicamente: asma bronquial; Epoc; fibrosis quística; fibrosis pulmonar de cualquier causa.
  • Cardiopatías, específicamente: congénitas; reumática; isquémica y miocardiopatías de cualquier causa.
  • Enfermedades neuromusculares congénitas o adquiridas que determinan trastornos de la deglución o del manejo de secreciones respiratorias.
  • Obesidad Mórbida.
  • Insuficiencia renal en etapa-4 o mayor.
  • Hipertensión arterial en tratamiento farmacológico.
  • Insuficiencia renal en diálisis.
  • Insuficiencia hepática crónica.
  • Enfermedades autoinmunes como Lupus; escleroderma; Artritis Reumatoidea, enfermedad de Crohn, entre otras.
  • Cáncer en tratamiento con radioterapia, quimioterapia, terapias hormonales o medidas paliativas de cualquier tipo.
  • Infección por VIH.
  • Inmunodeficiencias congénitas o adquiridas.

Hay que tener en cuenta que las personas que han presentado alergia severa al huevo o algún componente de las vacunas previas contra la influenza, deberán consultar a su médico si pueden o no recibir la vacuna. Lo mismo para las personas que padezcan el Sindrome de Guillain Barre.

No podrán recibir la vacuna aquellas personas que se encuentren con fiebre o gripe al momento de la campaña. En el caso de los niños que asistan al jardín infantil o colegio, como también los adultos mayores que se encuentren en hogares, serán los equipos de salud del sistema público los que se trasladarán a esas dependencias.

Para el resto de las personas, podrán adquirir la vacuna en farmacias o vacunatorios privados de clínicas, quienes definirán su valor de manera independiente.

Reacciones tras recibir la vacuna contra la influenza

No todos presentan reacciones, pero algunos malestares podrían ser enrojecimiento, inflamación y aumento de volumen en la zona de la inyección. También podría presentarse fiebre sobre 37,5 y decaimiento. Para prevenir los síntomas, los especialistas sugieren beber bastante líquido, ayudarse de compresas frías en caso de existir dolor local, no abrigar la zona y evitar tocarse.

Fuente: Revolución Mamá

Dejar respuesta