Paulina Rubio cumple sus deseos, vive feliz, apasionada y eufórica

0
36

Dice que Thalía es bella y siempre le desea lo mejor

* Dijo que le fascina comer “garnachas” cuando visita México

Paulina Rubio, una de las exponentes más reconocidas de la música pop a nivel internacional, confesó que a sus 47 años la vida le ha concedido sus más fervientes anhelos, tan es así que hoy es una mujer feliz, pasional y eufórica.

“Tengo muchas razones por las cuales sentirme agradecida. A la vida ya no le pido nada, sólo le agradezco porque soy feliz, me siento apasionada, eufórica y viva, sobre todo eso, muy viva”, declaró la cantante mexicana.

La llamada “Chica Dorada” se encuentra en la Ciudad de México con motivo de la presentación de “Deseo”, su más reciente disco, tras siete años de ausencia discográfica luego del éxito que alcanzó con “Brava!”.

“Me gusta Tulum, Quintana Roo y Mérida, pero nada como el DF o quizá Monterrey y Guadalajara. Pero el DF es lo mejor, hasta el tráfico lo extraño y también su smog. Sobre todo a mis amigos y mi familia, cuando llego aquí no me quiero ir”.

Comentó que su disco se llama “Deseo” porque significa rendir honor a la mecha que prende cualquier fuego.

“Es el deseo por realizarte, por estudiar, por ser feliz, llegar a tu meta, tener una familia, irte de viaje o cualquier otra cosa. Yo soy una bendecida porque todos mis deseos se han hecho realidad y hoy, más que nunca, soy feliz. Deseo que todos a mi alrededor también lo sean”.

En entrevista con Notimex, “La Pau” luce fresca y sonriente sentada en un sillón. Se confiesa emocionada por estar de nuevo en su tierra natal, a la que extraña siempre, sobre todo su gastronomía.

“En todos lados puedes hallar comida mexicana, pero nunca sabrá como la que se prepara aquí. Siempre que vengo pido quesadillas de chicharrón prensado y no sabes cómo las disfruto, aunque después sufro porque debo hacer el esfuerzo por estar flaca y es complicado porque me gusta mucho comer, más que nada las ‘garnachas’”, confesó entre risas.

Sin embargo, mientras acomoda su rubia cabellera, se coloca sus gafas oscuras y cruza sus torneadas piernas que sobresalen de una minifalda, dice: “sólo por hoy romperé la dieta y me comeré unas quesadillas, pues ya estoy aquí y qué más da”.

En el pasado no lo hubiera hecho, aseguró, pero hoy sí, porque “estoy en un momento pleno, no me prohibo nada y todo lo disfruto”.

Eso es lo que refleja en su álbum, cuyos temas “Suave y sutil”, “Mi nuevo vicio”, “Me quema” y “Desiré (Me tienes loquita)”, han ocupado los primeros lugares de popularidad.

Lo lanza después de haber participado en programas de televisión como “La voz… México”, “The X Factor”, “La voz… kids” y “La apuesta”. Ese tiempo de ausencia musical también lo dedicó a atender a sus hijos Andrea Nicolás y Eros, de siete y dos años, respectivamente.

“Si bien se han cumplido muchos de mis deseos creo que éstos también son infinitos y no sólo personales. Así como he deseado que la comida no me haga engordar, también deseo que no haya políticos que quieran desunir a las etnias o que no existan pasaportes”.

A la ex Timbiriche le interesa que todas las personas sean felices y se realicen. “Sé que es mucho pedir pero quiero un mundo feliz. Quiero que él o ella encuentren a esa persona, ese trabajo; que hallen la oportunidad de algo, ese tiempo, ese espacio”.

“Nunca antes me había sentido como ahora. Estoy bien en mi piel, en mis prioridades. Mis bendiciones son muchas: mi madre, mis hijos, mis anhelos, mi público y mi salud”.

Pero guarda silencio cuando se le pregunta por Gerardo Bazúa, su pareja hasta hace unos meses y padre de Eros, su segundo hijo.

“La plenitud y la felicidad me dan todo lo que mencioné antes y nada más. Estar en balance es un trabajo constante y el yin y el yang te lo enseñan. Cada día mi cuerpo es diferente, los días son diferentes y uno tiene que encontrar la bendición de Dios en todas sus formas.

“Yo la encuentro cada día con mis hijos, con el amor de mi público, con mi super mamá (Susana Dosamantes), con mi hermano y mis amigos. Ellos me hacen feliz y lo agradezco porque el tiempo pasa, la vida pasa y uno tiene que agradecer más que pedir.

“Hay que dar y no hablo de cosas, hay que dar tu tiempo, tu espacio y tu oreja a alguien más. Hay muchas formas de buscar la luz y yo la encuentro en los silencios, pero también en esa mecha que prende el fuego”.

“Deseo”, resaltó, es un disco hecho con el alma, con el corazón en la mano. A diferencia de anteriores producciones, platicó que esta vez trató de disfrutar cada proceso, de no tomárselo tan en serio.

“Es que soy muy preocupona, me fijo mucho en que sean las canciones y arreglos adecuados, pero esta vez quise disfrutar para que todo fluyera porque cuando me siento bloqueada o atorada las cosas se fuerzan”.

Para lograrlo, dijo, buscó los silencios, pero aquellos que no fueran incómodos, sino que le dieran la capacidad de crear.

“Sólo así supe hacia donde quería ir mi alma, con qué color, qué canción, qué melodía. Son procesos para los que no hay fórmulas. Puedes empezar por una idea, luego una palabra o hasta la melodía y de pronto todo fluye, yo me dejo llevar para un lado o para el otro”.

Será el 19 de octubre cuando Paulina Rubio cante en Arizona en un concierto que forma parte de su nuevo tour, que será muy ecléctico.

“De la moda lo que te acomoda y mi puesta en escena dará mucho de qué hablar porque soy muy energética. Me gusta que todo tenga un ritmo hacia arriba porque mis canciones son para comunión, para bailar y dedicar. Mi público es muy pasional y entregado como yo, emanamos la misma energía”.

Sin embargo, admitió que se le complica elegir el repertorio porque cada vez suma más éxitos y no puede cantarlos todos porque el “show” se alargaría a cinco horas.

“Una vez que no canté la de ‘Te daría mi vida’, me lo reclamaron. Procuro los popurrís para complacer a todos, pero a veces no se conforman, las quieren completas. Hay algunas que quito porque siento que ya las canté mucho y debo dejarlas descansar.

“Pero no me las perdonan, mis fans son muy demandantes e insisten en que ponga ‘El último adiós’, ‘Yo no soy esa mujer’, ‘Lo haré por ti’ y ‘Ni una sola palabra’ y, ni hablar, yo los complazco”, destacó.

El 17 de noviembre Paulina Rubio será una de las invitadas en el evento musical femenino “Las que mandan”, que se llevará a cabo en el Forum de Los Ángeles, California, en el que también participarán Thalía, Paquita la del Barrio, Natti Natasha y Yuridia.

“Estoy emocionada porque somos puras mujeres empoderadas, somos las que mandamos. No creo que se puedan hacer duetos porque es un festival en el que llegamos y cantamos nuestros hits. No hay tiempo para ensayar, pero el hecho de tenernos a todas juntas en el escenario dará mucho de qué hablar”.

Las mujeres de hoy, dice, “son fuertes, las veo como grandes heroínas que pueden cambiar su historia en el momento que así lo decidan. Porque cuando tu historia no te gusta, puedes escribir otra y yo soy ejemplo de eso. Porque ¡sí señora! la vida es corta y hay que ser felices”.

Pese a que la opinión pública insiste en ponerla como rival frente a Thalía, “La Chica Dorada” rechazó una vez más que haya enemistad con su ex compañera de Timbiriche.

“Para nada, ella es muy bella, lo mejor para ella siempre”, resaltó la intérprete quien será una de las “coaches” en la próxima edición de “La voz… España”, por lo que en breve viajará a ese país a fin de grabar el programa que se transmitirá a principios de 2019.

Finalmente, contó que sus hijos son su máximo orgullo y aunque se ve que sí les gusta la música, reveló que por ahora están apasionados con las artes marciales.

“Son muy chiquitos todavía. He notado que sí se mueven cuando oyen música, aunque les gusta más el karate kid y el kung-fu. Son dos varoncitos increíbles, estoy muy orgullosa de ellos”.

Este miércoles se estrenará a nivel internacional el video del tema “Suave y sutil”, compuesto por Xavi San Martin, integrante de La Oreja de Van Gogh. Se rodó en Los Ángeles, California, bajo la dirección de Mike García para representar el empoderamiento femenino.

“Es una canción que me vuelve a mis orígenes, a mi pop rock. Tiene una lírica increíble y me apasiona su forma narrativa. El video es muy original y tiene un final raro, les va a divertir”, aseguró Paulina.

Dejar respuesta