En el marco del Día Internacional de la Niña, que se celebra este 11 de octubre, exhorta IMSS a vigilar su adecuado desarrollo y crecimiento.

0
23

En el marco del Día Internacional de la Niña, este 11 de octubre, la endocrinóloga pediatra adscrita al Hospital de Pediatría del IMSS en Jalisco, Ana Laura López Beltrán, instó a los padres de familia a verificar el adecuado crecimiento y desarrollo de las niñas.

Enfatizó que se debe estar al pendiente a través de la revisión periódica con el médico pediatra, “que debe ser cada mes durante el primer medio año de vida, a partir de los siete meses cada dos meses hasta cumplir un año de edad, y luego de esto, una vez al año hasta llegar a la edad de la adolescencia”.

La especialista aseguró que a través de estas visitas es posible identificar problemas hormonales, de talla baja, sobrepeso o, incluso, alteraciones cromosómicas como lo son el denominado Síndrome de Turner.

López Beltrán citó, en un comunicado, que entre las niñas y los varones existen marcadas diferencias en el desarrollo físico, hormonal y emocional.

“Desde el nacimiento, en las niñas ya podemos identificar una etapa de crecimiento acelerado pero tenemos momentos o picos de crecimiento, lo que es la mini pubertad que se en el primero y segundo año de vida, posteriormente el crecimiento disminuye de los dos a los ocho años más o menos, donde hay un crecimiento más estable”, dijo.

Explicó que en el nacimiento la niña puede llegar a tener datos de manchado vaginal por la privación hormonal de la madre, así como la aparición de un botón mamario que “es una bolita que se presenta debajo de la aureola del pezón, generalmente de forma bilateral”, aunque en ambos casos desaparecen de forma espontánea.

No obstante, dijo, la reaparición de un botón mamario entre los dos a ocho años de edad, así como el desarrollo de vello púbico en este mismo periodo, pueden alertar sobre alteraciones que conduzcan a una pubertad precoz.

Después de los ocho años, comentó, el botón mamario se instala ya de forma permanente y posterior a esto se espera la llegada de la primera menstruación (menarca).

Agregó que la menarca suele presentarse entre los 11 y los 13 años de edad, aunque esto se asocia a un patrón genético y puede existir casos en que se desarrolle después de los 13 o 15 años de edad. “Después de los 15 años se considera una amenorrea, entonces si ya es un foco de alarma”.

Fuente: Notimex/doh/Foto: archivo

Dejar respuesta