Perforar pozos profundos en terreno arenoso. ¡AGUAS! CONAGUA

Por: Luis Martinez Wolf

0
81

Barloventeando 

Algo no funciona o se insiste en hacerlo mal funcionar, organismos estatales de vital importancia, se apartan del cometido por el cual fueron constituidas, CONAGUA, fue creada, imponiéndole como toral función operativa, vigilar el buen funcionamiento, administración de los recursos hídricos nacionales, de importancia primaria debiera ser conservar bajo racional explotación los mantos subterráneas profundos, aclarando, conservar no significa prohibir, sino autorizar la perforación de pozos para proveer del vital elemento a la población donde los mantos superficiales, ríos, lagos o reserva pluvial no están disponibles para proporcionar el agua que se demanda.

La ciudadanía tiene invariablemente problemas para gestionar los permisos para perforar pozos, en el Estado de Veracruz, caracterizado por la abundancia de agua, estuvo vedado durante muchos años el aprovechamiento del recurso, sin importar su origen o forma de obtenerlo, CONAGUA se comportaba refractariamente para autorizar el aprovechamiento de agua, un permiso a un particular para perforar un pozo profundo, era emprender un farragoso tramite que implicaba hasta el soborno a funcionarios para logar el permiso, invariablemente la ciudadanía pasaba por alto y emprendía la perforación del pozo sin permiso, esperando ser descubierto y tener que sufrir la cancelación del aprovechamiento acuífero o tener que pagar un soborno para disponer de permiso.

La mecánica operativa del funcionamiento de las instituciones nacionales, fueron planeadas por el enemigo, empresas extranjeras, muy en particular las petroleras, logran los permisos con cierta sospechosa facilidad, se da el caso de autorización para empleo del agua en delicadas o peligrosas actividades, como lo es la obtención de petróleo vía el procedimiento conocido como Fracking, sistema que demanda millones de metros cúbicos de agua para romper los estratos subterráneos y facilitar la extracción de crudo o gas.

Las perforaciones petroleras atienden la ley de la impenetrabilidad, pero en este caso, el de extracción sin medida de agua en terrenos arenosos, no existen los estratos pesados que permiten la extracción de agua sin ser ocupado el espacio por otro elemento, cuando los sustratos son arenosos, a menos o poco más de 100 metros, al sacar agua del manto, el espacio es ocupado por las arenas que se hunden, dejando espacios libres en los mantos superiores, con hundimiento de los superficiales, el terreno se hunde, pudiendo causar movimientos sísmicos de poco o mucho peligro, en las áreas próximas al hundimiento derivado de la perforación, en busca de agua o petróleo.

El año pasado CONAGUA permitió la perforación de pozos profundos en la zona norte del puerto, no pudieron rebasar los 80 metros y el terreno se hundió, sin mayor afectación, pero el agua que se obtiene está fuertemente contaminada. Si damos una vuelta por el fraccionamiento Reforma, veremos que se están perforando pozos profundos en terreno que antes fueron dunas arenosas, la experiencia de la parte norte no se toma en cuenta y la perforación puede causar un sismo, su magnitud es impredecible, pero el agua que se obtenga no es potable, sale más barato procesar agua de mar. ¡AGUAS!

Septiembre 11 del 2018       lmwolf@prodigy.net.mx        Luis Martinez Wolf

Dejar respuesta