Los damnificados del tsunami

Por: Álvaro Belin Andrade

0
60

HORA LIBRE

Por: Álvaro Belin Andrade

Si antes de los comicios del 1 de julio alguien hubiera previsto que el PAN perdería su registro local en Tabasco, que el PRI se convertiría en la quinta ‘fuerza’ en la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, que el PRD estaría en un tris de desaparecer legalmente o que los partidos Encuentro Social (que fue aliado con Morena) y Nueva Alianza (aliado del PRI) perderían su registro, además de que Morena se convertiría en la primera fuerza política del país, seguramente le habrían tachado de novelista político.

Eso es lo primero que salta a la vista tras el paso del tsunami de Andrés Manuel López Obrador, y aún quienes no comparten la alegría de más del 50 por ciento de los electores que lo llevaron a la Presidencia estarán viendo los saldos positivos del fenómeno ocurrido en México: de los nueve partidos participantes, dos ya no serán receptores de prerrogativas ni harán ruido con sus torpes propuestas electorales y dos más ven bajo sus zapatos el precipicio.

Y es que si ver al PES y al Panal fuera de la jugada no fuera suficiente, los electores observamos con estupefacción y, en algunos casos, con verdadera alegría que dos partidos que se denominan de izquierda, el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano (MC), han recibido su merecido por aliarse con la derecha, la que escasamente representa el Partido Acción Nacional (PAN), y están en la tablita también de perder su registro, aunque les ayudarán algunas regiones del país en que recibieron lo suficiente.

Eso no les evitará perder su registro local en varios estados del país y, ya sea que verán mermados sus montos por prerrogativas federales o apenas incrementadas, lo cierto es que perderán una buena cantidad de recursos por la vía de los organismos públicos locales electorales.

 

En cuántos estados perderán sus registros locales

 

Ya hemos hablado del Partido Acción Nacional, que perdió su registro local en el estado de Tabasco por no haber completado siquiera el 3 por ciento de los votos emitidos, pero hay otros que de verdad tendrán un invierno crudo y el próximo año se tronarán los dedos por tan poco recurso para repartirse entre sus dirigentes. Y es que por cada pérdida de registro electoral local perderán entre 7 y 10 millones de pesos en 2019, un año que no es electoral.

No hablo, por supuesto, de Morena, porque su cosecha del 53 por ciento de los votos de la elección presidencial y los extraordinarios resultados en la mayoría de los estados, le redundarán en abundantes recursos financieros. De hecho ya triplicó su financiamiento de 2019 respecto al que ejerció este año. En efecto, de los 414.9 millones de pesos recibidos este año, pasará a 1 mil 557 millones, además de los recursos que recibe en el ámbito local.

 

Las benditas redes sociales

 

“Me comentan que los Yunes van a demandar a Veracruz en la Profeco porque sacaron menos votos de los que compraron”.

 

El PES por la urna muere

 

Junto con Morena, fue de la mano un partido derechista creado por evangélicos, el Partido Encuentro Social (PES), al que no le benefició la ola creada por AMLO sino por el contrario: la excitativa de Morena para que el voto fuera para ese partido, y no para quienes lo acompañaron en la aventura, hizo que muriera de hambre en medio de la abundancia.

El PES ya está en proceso de liquidación, aunque su dirigente nacional Hugo Éric Flores Cervantes ha anunciado que recurrirá la decisión del INE en tribunales, donde pedirá recuento de votos.

El PES no solo perdería su registro nacional, y con ello las pingües prerrogativas que significa, sino que también el registro local en 24 estados, lo que le condena al funcionamiento como una simple organización civil, como era antes de 2015 en que obtuvo su carácter de partido político nacional, al mismo tiempo que Morena.

Lo realmente sorprendente es que este partido ganó 55 diputados federales de mayoría relativa y 8 senadores, además del gobernador en Morelos, Cuauhtémoc Blanco. Una vez que tomen posesión de sus cargos, los legisladores federales no podrán crear la bancada del PES, por lo que podrán ser independientes, formar su propia bancada o unirse a otras, además de recibir las partidas presupuestales del Congreso.

 

En un Panal de abejas se quedó atrapado

 

Tampoco logró el 3 por ciento de los votos de la elección presidencial, senadores y diputados federales el Partido Nueva Alianza, nacido en 2006 a instancias de la dirigente nacional del SNTE Elba Esther Gordillo. De hecho, no solo perdió su registro nacional sino también el registro local en 16 estados. La pérdida de registro como partido local implica que no les asignarán legisladores plurinominales, perderán las prerrogativas estatales y no podrán participar en los próximos comicios locales.

El Panal, que en Veracruz no logró ni el 1 por ciento con su candidata July Sheridan, tendrá dos diputados federales y un senador, aunque no podrán ostentarse como miembros de ese partido porque legalmente se le considerará inexistente.

 

El PRD, a terapia intensiva

 

Su fallida alianza con el PAN, pero antes, con el desprendimiento de Andrés Manuel López Obrador de sus filas, además de los fundadores históricos de este partido producto de le escisión del PRI hace 19 años, el Partido de la Revolución Democrática ha caído drásticamente en la simpatía de los mexicanos. En términos financieros, ello le significará una reducción en las prerrogativas para 2019, que estarán en alrededor de 329.8 millones de pesos, luego de que ese años gozó de 496.2 millones.

Lo grave es que  perdió el registro local en 10 estados, entre ellos Aguascalientes, Chihuahua, Coahuila, Colima, Jalisco, Nuevo León, Querétaro, Sinaloa y Sonora, lo que le representará una merma de entre 70 y 100 millones de pesos. A nivel nacional, incluso, están observando una caída descomunal en la simpatía de los electores: del tradicional 14-16 por ciento que venía obteniendo, en esta ocasión a duras penas han rebasado el 3 por ciento exigido para mantener su registro.

 

Dante ha descendido al infierno

 

Pese a ganar la gubernatura de Jalisco solo, con Enrique Alfaro, quien de inmediato se deslindó de la franquicia que lo llevó al poder, el partido propiedad del exgobernador Dante Delgado perderá su registro local en 18 estados del país, y estuvo en un tris de que le sucediera lo mismo con el registro nacional.

Una vez que Andrés Manuel López Obrador le dio la espalda, no sabemos por qué motivos poderosos, Dante Delgado apostó a jugar con el agua y el aceite, y se quemó toditito. En efecto, fue él quien le vendió a Ricardo Anaya, candidato presidencial panista, la idea de que contara en la campaña reciente con el respaldo de dos partidos supuestamente de izquierda, incluido el suyo, además del PRD, con el que ya caminaba el PAN, pero no le fue nada bien.

Sus prerrogativas, sin embargo, crecerán en más de 20 millones de pesos respecto al ejercido este año, para llegar a los 361.5 millones, lo que tendrá que usar para reestructurar un partido que, en el caso de Veracruz, apostó por el candidato oficialista, hijo de quien lo encarceló en Pacho Viejo en noviembre de 1985 y lo mantuvo en prisión por 17 meses, sin posibilidad de recibir amigos, a quienes el entonces Secretario General de Gobierno de Patricio Chirinos persiguió, amenazó e, incluso, despidió del gobierno.

 

Los demás partidos perdedores

 

Hablemos rápidamente de partidos que, pese a tener un mediano comportamiento el 1 de julio y perdieron registros estatales, siguen en las mieles del presupuesto.

El Partido Verde Ecologista de México (PVEM), quien fue aliado del PRI en la campaña presidencial y para gobernador de Veracruz, seguirá como partido con registro nacional, pese a que perderá su registro no solo en cuatro estados del norte y el Bajío (Sinaloa, Coahuila, Tamaulipas y Querétaro) sino en dos estados tradicionalmente apegados a sus propuestas, como Campeche y Quintana Roo. Pese a ello, incrementará de 368.5 a 374.4 millones de pesos sus prerrogativas.

El PAN perderá el registro local en el estado de Tabasco, aunque sus números nacionales le permitirán no solo mantener su registro en el país sino que incrementará ligeramente sus prerrogativas para 2019. De los 827.9 millones de pesos recibidos este año, al próximo recibirá 850.1 millones.

El PRI ha tenido una caída drástica. No solo perdió prácticamente todas las elecciones, sino que descendió hasta el 16 por ciento de los sufragios emitidos y, aunque no perderá su registro en ningún estado, sus prerrogativas descenderán de loa 1 mil 094.9 millones recibidos este año, a 800.4 millones de pesos en 2019.

Por último, el Partido del Trabajo, con más de 5 por ciento de los votos, tendrá una buena recompensa financiera, al pasar de 236.8 millones este año, a 343.2 millones de pesos el próximo año.

 

¿Cuántos partidos han perdido su registro en la historia reciente de México?

 

Desde 1997 en que se logró la ciudadanización de los órganos electorales con el nacimiento del Instituto Federal Electoral, cuando se fijó un mínimo de votos para mantenerlo del 2 por ciento, varios partidos desaparecieron.

En la elección de 1997, lo perdieron el Partido Cardenista, el histórico Partido Popular Socialista (PPS) y el Partido Demócrata Mexicano.

En 2000, los sacrificados por los electores fueron el Partido del Centro Democrático (PCD), el Partido Demócrata Social (PDS) y el Partido Auténtico de la Revolución Democrática (PARM, que 12 años antes, en 1988, había logrado una votación extraordinaria al llevar como candidato presidencial a Cuauhtémoc Cárdenas.

En 2003, el cadalso fue para el Partido de la Sociedad Nacionalista, el Partido Alianza Social, el Partido México Posible, el Partido Liberal Mexicano y el Partido Fuerza Ciudadana.

En 2006, el guillotinado fue el Partido Alternativa Socialdemócrata y Campesina.

En 2009, la mala suerte le tocó al Partido Socialdemócrata.

En 2015, ya con el Instituto Nacional Electoral (INE), que subió el porcentaje mínimo a 3 por ciento para mantener el registro, se aprobó la desaparición del Partido Humanista y del Partido del Trabajo (PT). Este último, sin embargo, fue ayudado por el PRI para recuperarlo, gracias a los votos logrados en la votación extraordinaria en el distrito 01 de Aguascalientes que, sumados a los obtenidos en el resto del país, le permitió un 3.02 por ciento.

 

Comentarios: belin.alvaro@gmail.com | www.alvarobelin.com | Twitter: @AlvaroBelinA | http://formato7.com/author/abelin/

 

 

 

Dejar respuesta