Viejo sabio

0
147

Panoramas de Reflexión

Viejo sabio.

“Un hombre de noventa y dos años de edad, bajo de estatura, muy bien vestido, quien cuidaba mucho su apariencia, se está cambiando a una casa de ancianos. Su esposa de setenta años murió recientemente y él se vio ob1igado a dejar su hogar.

Después de esperar varias horas en la recepción, gentilmente sonríe cuando le dicen que su cuarto está listo. Conforme camina lentamente al elevador, usando su bastón, yo le describo su cuarto, incluyendo la hoja de papel que sirve como cortina en la Ventana. –Me gusta mucho, dijo, con el entusiasmo de un niño de 8 años que ha recibido una nueva mascota. –Señor, usted aún no ha visto su cuarto, espere un momento, ya casi llegamos. –Eso no tiene nada que ver, contesta. –La felicidad yo la elijo por adelantado. Si me gusta o no el cuarto no depende del mobiliario o la decoración, sino de cómo yo decido verlo. Ya está decidido en mi mente que me gusta mi cuarto. Es una decisión que tomo cada mañana cuando me levanto. Yo puedo escoger: Puedo pasar mi día en cama enumerando todas las dificultades que tengo con las partes de mi cuerpo que no funcionan bien, o puedo levantarme y dar gracias al cielo por aquellas partes que todavía trabajan bien. Cada día es un regalo, y mientras yo pueda abrir mis ojos, me enfocaré en el nuevo día, y todos los recuerdos felices que he construido durante mi vida. La vejez es como una cuenta bancaria: Tú retiras al final lo que has depositado durante toda tu vida. Así que mi consejo para ti es que deposites toda la felicidad que tengas en tu cuenta bancaria de recuerdos. Gracias por tu parte para llenar mi cuenta con recuerdos felices, los cuales yo todavía sigo llenando”.

Recuerde siempre estas simples líneas que nos brinda la historia anónima anterior para lograr su felicidad. Libere su corazón del odio y el rencor que acumula diariamente, libere su mente de las preocupaciones cotidianas que no le dejan dormir, viva siempre de forma simple y sencilla, dé más, espere menos. Compartir esta historia con usted es quizá la forma en que nos topamos con simples verdades que derraman bienestar en el mundo. Los milagros existen, llámelos como usted lo prefiera, pero existen. Elija vivir su felicidad por anticipado, la decisión es suya, está en sus manos lograrlo. Cuide su armonía y no lastime a nadie. Quién sabe, un milagro puede pasar como una respuesta a su proceder. Hay días malos, duros y difíciles siempre, eso que ni qué, pero que ellos no sean el motivo para que se amargue su existencia, trate de salir de ellos, venza los obstáculos con fuerza y pasión, siempre con actitud, con entereza y buen humor. Tendrá su recompensa si piensa así, no lo dude. Decida la felicidad por anticipado y será feliz. ¿No lo cree usted así amigo lector? Piénselo un poco. Que tenga un buen día.

Luis Humberto.

Dejar respuesta