Elecciones nihilistas, nada por aquí, nada por allá

Por: Luís Martínez Wolf

0
344

Barloventeando

 

La palabra nihilista proviene del latín, nihil, nada, y significa la negación de todo, es un poco absurdo aplicarlo a la política pues esta actividad o arte significa gobernar bien, pero en este proceso electoral enfrentamos el absurdo de que los candidatos niegan todo mérito a sus oponentes o contrincantes y enfrentados todos contra todos, el resultado es, nihil, nada.

Alguna potestad superior deberá hacer algo para ubicar a los contendientes, urge encontrar los méritos que permitan a los electores votar por algún candidato, urge que entre ellos lleguen a un acuerdo para evitar la condición descalificadora que se da en este proceso, aunque a fuer de sinceros, el pueblo, los que decidirán quién puede llegar a ser ganador, está entrando también al espacio nihilista, pues solo recibe y procesa malas notas de los pretendientes a un puesto de eleccion. Veamos si no:

1.- No quiere el elector nada con los dinosaurios, eliminados los eternos saltimbanquis, quedaba la esperanza de la nueva generación de políticos; el PAN en menos tiempo que  el PRI, se ha encargado de que el pueblo descalifique a los jóvenes que han resultado peor que los viejos.

2.- No quiere nada con el nepotismo, en este proceso electoral pretenden los dinosaurios encumbrar a sus lagartijos o lagartijas, condición que mortifica a los electores, en todo el país vemos como candidatos a la familia de los que entregan el poder. México superó el virreinato, los imperios y el poder de las castas divinas que empujaban a sus familiares. El nihilismo se antepone a cualquier razonamiento de apoyo a los nepotes.

3.- Nadie quiere nada que huela a narco o delincuencia de cualquier tipo. La prensa divulga por todo el País los vínculos de pretendidos candidatos con los cárteles y delincuentes de toda laya.

4.- Nadie quiere saber nada del divino dedo, esa línea de comportamiento que tuvo fuerza determinante para hacer la selección de candidatos con el solo señalamiento, dedazo, del que mandaba desde arriba, hoy los partidos, los pretendientes y el pueblo, busca candidatos que salgan del pueblo, miembros de un partido o no, pero que tengan vínculo con la sociedad, nada de cuatachismo, arrastrados, recomendados o gente bonita que no siente obligación con el pueblo al que pretenden y deben servir.

5.- Lo más nihilista de todo, muchos políticos de nueva generación no quieren tener nada con los partidos, están a la caza de los que deciden, ofrecen ser parte de las camarillas, mienten, mienten tan descaradamente que han hecho que se pierda la lealtad al partido y a su plataforma de principios, sin ese mandamiento ético político y constitucional, la cosa está mas enredada de la cuenta, pues al final de este penoso camino electoral, somos nihilistas los electores y los presuntos elegidos.

Increíble, pero muchos electores principian a ver con buenos ojos a un “Independiente” EL BRONCO, este norteño habla con sencillez y está llegando a las fibras sensibles del pueblo, sus “puntadas” no son tan locas y muchos comulgan con la idea de mochar manos a los corruptos. ¡AGUAS!

Mayo 13 del 2018     lmwolf@prodigy.net.mx     Luís Martínez Wolf

Dejar respuesta