Y destruyeron un proyecto de nación

Por: Héctor Saldierna

0
30

Abriendo Brecha

Por: Héctor Saldierna

La posición de tercer lugar que se encuentra actualmente el PRI en la contienda presidencial no es producto de la casualidad. Es la consecuencia total y absoluta de las decisiones que se han adoptado durante el sexenio de Enrique Peña Nieto y que, muchas de las cuales,  tienen que ver con el deterioro de la economía de millones de personas.

Y que los cambios implementados por el presente gobierno no han sido exitosos y lo que se vendió como la panacea para todos los mexicanos ha resultado al revés de la propuesta. Es decir, casi nada se ha cumplido de acuerdo a la promesa.

Cuando en 2013 Enrique Peña anunció una serie de modificaciones constitucionales y que tuvo el respaldo de varias naciones del orbe, al grado inclusive que acaparó portadas de órganos informativos prestigiados, todo parecía indicar que se convertiría en el salvador del país.

Pero todo fue simplemente un espejismo y ese reflejo se perdió a los pocos meses. La acometida contra 43 normalistas de Ayotzinapa fue un detonante que puso a México en el ámbito mundial. Se llegó al grado inclusive de una  reprobación mundial y fue el punto de declinación  de su naciente administración porque se sumaría también el espléndido reportaje de un grupo de periodistas en torno a la Casa Blanca de Peña, con lo que confirmó  la ausencia de honestidad de la presente administración.

Y no sólo fue eso, sino que también se han sumado las oprobiosas acciones de la Estafa Maestra, debidamente documentada por los periodistas Manuel Ureste y Nayialy Roldán, quienes en una intrincada investigación de varios meses se llegó a la conclusión de un desvío de recursos económicos por más de 7 mil millones de pesos donde participan 11 dependencias del gobierno federal.

Ha sido tan importante y contundente esta denuncia que no ha habido ninguna recontrarréplica oficial e incluso, tuvo el aderezo de las palabras de Peña hacia Rosario: ¡No te preocupes!. Eso es lo que ha pasado. No ha habido ningún castigo y no existen responsables hasta el momento.

Por eso y por diversas razones más es que el PRI está cargando un costal de desprestigio que no será nada fácil convencer al electorado que cruce la boleta electoral a favor del PRI este próximo 1 de julio.

Mientras que nada ha pasado en México en torno a tal Estafa, en España los periodistas de Animal Político recibieron el prestigiado premio “Ortega y Gasset”, como tributo al brillante trabajo periodístico que les llevó muchos meses y horas de desvelo. E Inclusive, ni creían lo que estaban investigando por el grado de opacidad y de connivencias llevadas al grado extremo.

Este es el bagaje que está cargando José Antonio Meade, el candidato del PRI, el cual no prende y difícilmente podría convencer a un electorado que se encuentra en el grado de la indignación. Lo más que podría hacer, incluso en el escenario que tenga que depender de los operadores electorales, es acercarse a un segundo lugar.

Lo más seguro es que logre un honroso, valga la expresión, tercer lugar y con la posibilidad, como dice el consultor y columnista Alfonso Zárate, de perder ocho de nueve gubernaturas en disputa en todo el país. Es decir, el PRI se prepara para vivir un desastre total en las elecciones de julio, porque además está condenado a perder la mayoría de representantes  en el Senado y en la Cámara de Diputados.

Tendrán un escenario muy diferente el día 2 de julio. Ya nada será igual y sería prudente que adoptaran algunas medidas antes de encontrarse ante la posibilidad que haya investigaciones y persecusiones penales ante la serie de anomalías cometidas durante este sexenio.

Lo que fue una extraordinaria oportunidad de hacer un gobierno cercano al pueblo, luego de haberlo perdido durante 12 años, literalmente lo tiraron en el cesto de la basura. No tuvieron límites al grado de destruir el proyecto de nación diseñado por el estadista Lázaro Cárdenas del Río que le había dado un digno lugar al país, por haber recuperado sus recursos naturales y por haber creado instituciones de enorme prestigio y que habían catapultado el desarrollo de la nación. Pero se dice que los errores se pagan caro. Y ellos tendrán que pagar finalmente.

 

Y hasta la próxima.

 

 

 

Dejar respuesta