¡Actorazos!

Por: Jorge Arturo Rodríguez

0
50

TIERRA DE BABEL

Por: Jorge Arturo Rodríguez

La historia dice que hace algún tiempecito Pedro José Domingo de la Calzada Manuel María Lascuráin Paredes (1858-1952) fue presidente de México de las 17:15 a las 18:00 horas del 19 de febrero de 1913, es decir, que duró 45 minutos en el cargo, tiempo suficiente pa’ que Victoriano Huerta asumiera la presidencia de México, quien luego asesinaría a Francisco I. Madero y José María Pino Suárez. Pero, ¿quién se acuerda del pasado? ¿Pa’ qué sirve? ¿Estamos condenados a repetirla?

         Caos, destrucción, desolación, negatividad en las más variadas formas que no logramos dilucidar porque está incrustada en nosotros mismos, y parece que no hay armas para poder combatir sus acciones regresivas que se dan en todos los ámbitos.

         Me pregunto si aún tendremos la oportunidad de cambiar, o podremos hacerlo, un cambio real, no ese que nos vienen perorando y preparando, más atole con el dedo, donde lo único que se observa es la búsqueda del poder y la permanencia de los privilegios de los pocos que ya lo tienen; donde se mezcla, se funde, se confunde el negro del blanco, el azul del rojo, el verde del turquesa, el amarillo del morena; donde la asquerosidad es amiga de la simulación, donde no hay conciencia ni ciencia cierta ni nada, sino cinismo, desprecio, burla y un infinito etcétera.

         No sé ustedes, pero hay un temor –¿tumor maligno?- al futuro. El voto resultará otro juego más de aquellos que dentro de los parámetros de la violentada democracia saben que todo seguirá igual o peor. Votemos o no votemos; votemos por cualesquiera de los que aparecerán en las boletas, seguiremos conjugando el verbo chingar. O lo que es lo mismo, reír o chingar; chinga que atrás te vienen chingando; unos a chingar y otros a no dejarse…

         Un microrrelato convocado en el 2011 por castillosenelaire21.blogspot.mx, titulado “Diabluras del senado”, de Marse Sobrino, dice:

         “Españoles que me escucháis  (aunque da igual, voy a seguir diciendo lo mismo). Sé que la situación de desempleo es cada día más precaria (lo tengo en cuenta a pesar de mi sueldo de 8.000 euros). Sé que queréis una sanidad más justa y la tendréis (cuando ya no la necesitéis porque no estéis en este mundo). Sé que queréis una educación gratuita y con más docentes para vuestros hijos (lo tendréis cuando ya tengan la edad suficiente como para jubilarse, si es que les queda jubilación, jaja). Sé que queréis que suba la pensión a vuestros mayores (sí, sí, la lleváis clara, esas sopitas y a la cama). Sé que queréis más ayuda para la dependencia (en cuanto me vea yo con la silla de ruedas me haré ese planteamiento, de momento no ando mal, jaja). Y también sé que el gobierno tendrá que recortar gastos (sí, sí, como no sea las faldas de las ministras, jaja). Pero no os preocupéis, que nada os quite el sueño (que no me lo quita ni a mí, jaja). Ahora os pido vuestro voto, votadme a mí, votad al cambio.”

Joder, me cago en la hostia. Y andando entre  páginas me encuentro que Víctor Pintado escribió el siguiente microrrelato titulado “Tour de forcé actoral”: “No se consideraba un mal actor. Había hecho Lorca, Quevedo, Ibsen, Wilde… También estado en giras, talleres, incluso de director. Pero tras meses de chantajes, extorsiones, y sugerencias no demasiado sutiles, vio que el papel de político le venía grande.”

O sea, como el epitafio: “Aquí yace Molière, el rey de los actores. En estos momentos hace de muerto y de verdad que lo hace bien.”

Los políticos son actorazos… Si no, cheque el escenario de México.

Los días y los temas

Dalái Lama escribió: “Estamos ante una época de incertidumbre y turbulencias en muchos rincones de nuestro planeta. Cuando se trata de hacer que el mundo sea un lugar mejor, la preocupación por los demás se vuelve fundamental. Nuestro futuro depende en gran medida de nosotros mismos.” Y luego señala: “Enfrentar las emociones destructivas y practicar la bondad amoroso no es algo que debemos hacer con la próxima vida, el cielo o el nirvana en mente, sino cómo debemos vivir en el aquí y el ahora. (www.excelsior.com.mx/suplementos/Nyt, Febrero 2018).

El que tenga oídos…

Por cierto, ¿qué tal el candidato “Pejesucristo”, con sus antiguas y nuevas predicaciones electoreras?

De cinismo y anexas

Querido Neftalí Urbina Díaz:

         Te envío saludos y abrazos. Espero Dios te dé fortaleza a ti y los tuyos. Ya sabes que la vida no es muy seria en sus cosas. Y, además, la vida es bella, y si no, hay que hacerla bella.

  1. D.

“La función de la memoria no es sólo preservar, sino también deshacerse de cosas. Si recordaras todo lo que ha sucedido en tu vida, te enfermarías.” (Umberto Eco).

Dejar respuesta