Derecho a saber. Deber de informar todo, bien y a tiempo.

Por: Rafael Arias Hernández.

0
31

 

Por: Rafael Arias Hernández.

A 403  días de concluir y cumplir con la recuperación de Veracruz, la fuerza de la realidad muestra hechos y resultados.

Pobre Veracruz más pobre, también la construcción sigue a la baja, según INEGI, se redujo la tercera parte en solo 7 meses. Así,  de diciembre de 2016 a Julio de 2017, el valor total de la producción de las empresas constructoras al mes, incluyendo foráneas en la entidad, paso de 2,333 millones de pesos a 1, 551 millones. Se contrajo casi el 33 %.

Ante más anuncios, declaraciones e improvisaciones crecen inseguridad, hambre y pobreza.

Eso sí,  a casi la mitad del periodo del llamado gobierno de la alternancia del PAN-PRD, sobresalen opacidad e incapacidad, mediocridad y superficialidad. Esfuerzos de contados aciertos son devorados por la opacidad. Ni para defenderlos.

Los problemas aumentan y se complican. Las comisiones y omisiones se hacen presentes y confirman reiteradas responsabilidades o, en más casos,  configuran otras nuevas.

Por si fuera poco. Ante el clamor mundial y señalamientos en muchos países: ¿Cuál es la posición oficial de los gobiernos municipales y electos de Veracruz  y  Medellín, respecto a  ODEBRECH y la costosa y subsidiada privatización de agua?

¿Cuál es la posición oficial del Gobierno del Estado respecto a la presencia de  ODEBRECH en otras partes del estado? ¿De encubrimiento y complicidad, o de cumplimiento del deber y que se les investigue y, en su caso denuncie?

Por ahora hay que señalar y reclamar atención a estos problemas. Desde luego  por el agua, que es ya tema prioritario; pero también lo es,  porque está señalado dentro de los escandalosos asuntos de corrupción gubernamental.

La problemática crece y se complica, más y más veracruzanos resultan afectados y sacrificados por  falta o encarecimiento de servicios básicos.

Inconformidad y  hartazgo social se hacen cada vez más notorios,  y demandan un verdadero y efectivo combate a ineptos y corruptos.

TRANSPARENCIA, DERECHO FUNDAMENTAL.

El pasado 13 de octubre, invitado por el Instituto de Contabilidad Pública de la UV, estuvo en Xalapa el reconocido abogado y persistente  representante ciudadano, Luis M. Pérez de Hacha, quien ofreció una interesante, actualizada y sustentada conferencia sobre “La transparencia: Derecho Humano Fundamental”, que abundo sobre su importancia propia y como base del ejercicio de otros derechos, tanto para los individuos como para la sociedad.

Entre otras aclaraciones y declaraciones,  consideró que “lo que se tiene en el país es un problema sistémico, en donde no existe información, la que existe es de mala calidad y no se tiene acceso al  100 por ciento además que no es transparente…Ante ello los ciudadanos se encuentran en la total incertidumbre de cómo es que se están operando las cosas…”

También  señalo  que INAI,  el órgano garante de la transparencia opera a la inversa,  “es decir, pretende que la delicadeza de los datos se sujete a una reserva de la información cuando debería ser al revés, abrir la información”. Alerta más que urgente y oportuna, porque en Veracruz el  órgano estatal está peor y da mucho que desear.

Vale la pena dar seguimiento al Comité Ciudadano del Sistema Nacional Anticorrupción, para conocer, respaldar y mejorar su presencia e influencia.  Participar es el verbo.

EL DEBER INELUDIBLE DE INFORMAR.

¿Cómo decirlo, sin que se ofendan las y los funcionarios públicos, de todos los ámbitos de gobierno?

¿Cómo identificar a mujeres y hombres, adictos al autoritarismo ramplón, obsoleto y perjudicial para todo buen desempeño público?

Está comprobado, que es imprescindible  contar con información actualizada y confiable. Empezando por saber que pasa y quienes están a cargo,  para decidir qué hacer. No al revés.

Informarse para identificar y diferenciar acierto de error, logro de pendiente; para orientar y canalizar esfuerzos. Y, sobre todo, para saber quiénes son los responsables. Detener y combatir ineficiencia y delincuencia gubernamental, entretenimiento y simulación, engaño y distorsión.

No seguir padeciendo las consecuencias de la “transparencia faraónica”, ni costosos e inútiles efectos del autoelogio y la autopromoción, difundidos en anticuados o exagerados mensajes,  boletines,  fotos y videos oficiales.

Informar de todo y no solo de lo que les guste, convenga o interese. Imprescindible información, que es y debe ser la base de la permanente rendición de cuentas gubernamental, y la imprescindible evaluación ciudadana y social.

Informarse de toda acción u omisión, no solo lo que se quiera decir o convenga  resaltar.

Por eso y más, en Veracruz se debe insistir y señalar que inevitables, las preguntas se repiten, ¿de qué tamaño es el daño recibido y cuál es ya, el acumulado? ¿A cuánto asciende el total-total de deuda pública estatal y municipal? ¿Dónde están los miles de millones de pesos presupuestados y desaparecidos? ¿Los resultados de la entrega recepción? ¿Cuántos despedidos y cuántos nuevos contratados van? ¿Incrementos en ingresos presupuestales? ¿Renovar o autorizar más concesiones y privatizaciones, para beneficiar a quienes?

INFORMAR E INFORMARSE

Insistir, que es importante contar con información oficial confiable y actualizada; y, al mismo, apoyar y fomentar  la disposición individual y colectiva de enterarse y participar.

Deber de informar y obligación de informarse,  son inseparables en consecución de objetivos y metas; en  fortalecimiento de instituciones e identificación clara del trabajo de sus responsables, electos y designados; así como en  evaluación permanente de sus resultados, para consolidar logros, corregir errores,  y combatir ineptos, corruptos y  delincuentes en el gobierno, que también es prioridad.

Deber de informar, no de medio informar o manipular,  y mucho menos de desinformar o mal informar. Ganar credibilidad y confianza de la sociedad.

Empezar por  preguntas simples y  directas. ¿Qué se hizo?,  ¿a qué costos y esfuerzos?,  ¿para qué y para quiénes?   ¿Cuánto ingresó, se gastó y quedo o se debe? ¿Cuánto se gana y obtiene?

Información, seguimiento y control, y evaluación,  son obligaciones públicas ineludibles, para garantizar un gobierno responsable y eficiente. ..  “Los  pueblos tienen los  gobiernos que se merecen”.

No  más  opacidad, manipulación y engaño. Informar e informarse de los asuntos públicos,  para participar, evaluar  y gobernar al gobierno.

 

*AcademicoIIESESUV @RafaelAriasH. Facebook:VeracruzHoydeRafaelAriasH

Dejar respuesta