Municipio de Veracruz, puerto marinero. Parte 1

0
20

Barloventeando

                      Municipio de Veracruz, puerto marinero                 parte 1

           Celebrará el puerto de Veracruz 500 años del primer asentamiento en las playas de Chalchihuecan, tiempo después, ¿300 años?, fue elevado a la categoría de auténtico primer puerto de México, su bahía artificial, terminada en el año de 1902 le colocó al nivel de puerto seguro, los marinos de todo el mundo, que anclaban sus embarcaciones en la descobijada rada, se alegraron en esa fecha, al fin podrían bajar a tierra, sin la zozobra de que cualquier inesperado temporal hiciera naufragar su nave fondeada al socaire de San Juan de Ulúa.

Desde que Hernán Cortés plantó el estandarte de los reyes de Castilla en el islote de San Juan de Ulúa, a pesar de la inestabilidad derivada de su trashumante asentamiento, la Villa Rica de la Verdadera Cruz , ha sido siempre un puerto y ciudad envuelta en un misterioso atractivo, seductora para los guerreros, los piratas, los comerciantes, los marinos mercantes, y aventureros de toda clase, buscaban en el puerto refugio para sus embarcaciones y centro de operación para negocios marítimos, terminal de la colonia para recibir mercancías de ultramar y embarcar hacia la metrópoli la riqueza de la nueva España, hasta antes de concluir el puerto artificial, el municipio era fundamentalmente sólo fondeadero, variaba su carácter, el origen y destino de mercaderías, la ciudad fue hasta principios de siglo XX, un puerto de marinos y de quienes por necesidad participaban del negocio marítimo.

Coincidió la terminación del puerto artificial con el descubrimiento y elaboración de la vacuna contra la fiebre amarilla, el temible vómito negro que hacía inhabitable la región y playas próximas al puerto, antes de controlarlo, la ciudad de Veracruz era prácticamente una estación de paso, quienes se asentaban definitivamente en ella, vivían amenazados por la fiebre amarilla, esta a su vez, era efecto de una pavorosa insalubridad, que dio al primer puerto de México, la triste fama de ser uno de los lugares más insalubres de América.

El puerto artificial concluido durante el mandato presidencial de Don Porfirio Díaz, fue el disparo de una serie de obras urbanas, sanitarias y complementarias del puerto que elevaron la categoría de la ciudad, además del control del vómito negro y del regular abastecimiento de agua potable del Tejar, pocos años después, se tuvo la fortuna de que don Miguel Ángel de Quevedo realizara su magnífica obra de forestación que hizo de nuestra ciudad un centro urbano habitable, se sumo la obra municipal urbana, a la de un magnífico puerto, entidad indispensable para manejar mercancías por la vía marítima de altura.

En las celebraciones, nuestras autoridades se congratulan por tener un puerto de altura, orgullosamente se ostenta como uno de los mas importantes de México, convendría que las autoridades y ciudadanos recuerden al marino, un puerto marítimos lo es, no sólo por sus instalaciones portuarias y servicios, existe toda esta urdimbre de actividades que tantos beneficios lleva a la nación, gracias al trabajo y sacrificio de los hombres que tripulan los barcos, segmento social aparentemente olvidado dentro de los muchos festejos para conmemorar los 100 años de concluida la bahía artificial del puerto de Veracruz. ¡AGUAS!

Septiembre12 del 2017    lmwolf@prodigy.net.mx        Luis Martinez Wolf

 

Barloventeando

                         Municipio de Veracruz. Puerto marinero            parte 2

 Desde que Veracruz fue fundado, al igual que cualquier otro puerto del mundo, el único ser que lo goza y sufre sin condición alguna, es el marino, para el, llegar al puerto fue siempre motivo de regocijo, volver a encontrar a la novia, la esposa, la amante, los hijos, la familia en general, o simplemente para la francachela que renueva el ánimo del hombre de mar, se generó el indisoluble lazo de amor entre marino y puerto, nadie jamás podrá dimensionar la sensación de alegría que experimenta el marino al arribar al puerto deseado, la partida del puerto es el momento más doloroso para el hombre de mar, dejar lo querido, la tibieza del hogar o el sencillo sentimiento de convivencia humana variada, hace que marino y puerto sean un binomio semejante a matrimonio, amor y dependencia.

Yo soy marino, marino mercante veracruzano, he conocido compañeros marinos de todo México y del mundo entero, se me podrá tildar de chauvinista, puede ser, casi seguro lo soy, más el puerto y ciudad de Veracruz  ha ejercido para la gente marinera un inexplicable y seductor atractivo, todo marino que ha conocido o estado en Veracruz por unos cuantos días, desea volver, marinos mexicanos y extranjeros sueñan con el regreso, en muchas ocasiones, bastantes, adoptan como segunda patria y hogar, a nuestro querido puerto y Ciudad.

Tratar de explicar que significa el puerto de Veracruz para un marino, reviste grave dificultad para la prosa periodística, trataré de transmitir en un verso marinero muy popular lo que el marino siente, sufre y goza: ¡AGUAS!

 

El ancla siempre al levarse

Lleva en sus uñas la arena

Como el marino la pena

En su pecho al embarcarse.

Más del puerto al alejarse,

Mar adentro, ya en la altura,

Baten las olas la amura

Y la arena se va al fondo

Como el marino en lo hondo

De su pecho la amargura.

 

Septiembre 13 del 2017     lmwolf@prodigy.net.mx      Luis Martinez Wolf

MarinoMercante       

Dejar respuesta