Los sueldazos en el Poder Legislativo

0
66

[Columna Bitácora]

Los sueldazos en el Poder Legislativo

 

Por Miguel Angel Cristiani G.
Si bien es cierto que como lo comentamos en la anterior Bitácora Política los y las señoras diputadas en el Congreso local se despachan con la cuchara grande cuando se trata de cobrar remuneraciones, dietas y compensaciones por $143,123.38 pesos, libres de impuestos, al mes, también los empleados del llamado Poder Legislativo constituyen una élite que no tiene comparación con cualquier otra instancia del gobierno estatal.
Así lo demuestra el documento en nuestro poder, que es una copia de la nómina que se paga mensualmente en el Congreso del Estado que se paga mensualmente, incluyendo a los y las diputadas, por la cantidad de más de 18 millones de pesos mensuales, con dinero y recursos, naturalmente, de todos los veracruzanos.
Lo más alto de la lista nominal del Congreso Veracruzano -el top teen- lo encabezan Analista Contable, una Asistente y una Secretaria que reciben puntualmente cada mes una “Remuneración mensual bruta” por $120,147.98 el primero, $118,218.84 la segunda y $100,211.48 pesos la tercera.
Esos sueldos no los tiene ni el mismísimo gobernador del estado, Miguel Angel Yunes Linares, aunque la Ley indique que ningún funcionario o simple empleado del gobierno, puede ganar más que el Ejecutivo Estatal.
Pero en el Congreso del Estado al parecer los diputados y diputadas parecen desconocer esa ley, porque son los primeros en estarla violando flagantemente.
Seguramente que usted, amable lector, también se estará preguntando: ¿pues que es lo que hacen esos empleados para ganar tan altos sueldos?.
La respuesta es muy simple, son directivos del sindicato de trabajadores al servicio del Poder Legislativo, que se supone deben de defender los derechos de los empleados del Congreso, en donde por cierto ya se anunció por parte del presidente de la Junta de Coordinación Política el diputado plurinominal Sergio Hernández Herández que serán despedidos un total de 70 burócratas del palacio de la avenida Lázaro Cárdenas.
Pero hay que reconocer que ese sindicato si logra mejoras sustanciales no solo para los directivos, sino para todos sus agremiados, por los sueldos que no tienen comparación con ninguna otra dependencia gubernamental en el estado de Veracruz.
Así las cosas un “analista jurídico” recibe mensualmente $70,000.00 pesos en números redondos, una auxiliar administrativo recibe una percepción de $59,594.80; en tanto que los analistas administrativos reciben $59,348.00; una modesta empleada con categoría de “secretaria” cobra $56,995.90.
Siguen más categorías como la de analista contable que tiene una percepción de $50,604.54; los directores tienen un salario de $50,274.00 pero no pagan impuestos, cuotas al IMSS y al IPE son subsidiados, lo que no tienen en otras dependencias estatales.
Otras categorías que cobran $40,000,00 son las de Analista Administrativo, -que era lo que cobraba el ahora diputado panista José Luis Enríquez Ambell, Secretario Técnico; Asistente, Subdirector De Servicios Jurídicos, Coordinador de Investigaciones Legislativas, Coordinador de Comunicación Social y el Coordinador De Informática, a todos ellos, los impuestos y las cuotas al IMSS son subsidiados con el presupuesto del Congreso, que todavía alcanza para organizar las ya célebres fiestecitas y jolgorios.
En la lista nominal aparecen numerosos empleados con categorías de Secretaria, Auxiliar Operativo o Analista Administrativo, que perciben sueldos entre $39,859.42 y los $38,518.50.
En la categoría de “asistentes” el sueldo que reciben es de $31,760.72 mensuales.
Los llamados “asesores” ganan desde $30,448.70 hasta diez mil pesos mensuales.
En la nómina del Congreso veracruzano el puesto más numeroso es el de los llamados “analistas administrativos” que tienen percepciones que van desde $61,843.88 hasta unos cuantos con ocho mil pesos al mes.
Le siguen los denominados “analistas contables” que cobran desde $120,147.98 (ciento veinte mil 147 pesos con noventa y ocho centavos) hasta el mínimo que es de $16,733.36.
También hay que reconocer que muchos de los empleados del Poder Legislativo tienen ya muchos años de antigüedad laboral, que con las nuevas autoridades del cambio, pretenden despedir al menos a setenta de ellos.
Lo que habrá de llevar a demandas y juicios por despidos injustificados, pero esa es otra historia, diría la Nana Goya, que tendremos que comentar también en la Bitácora Política.
Búscanos en Facebook: Miguel Ángel Cristiani G.
En Twitter: @bitacoraveracru
Blog: http://bitacorapolitica.com

Dejar respuesta