Marina Mercante o Naval: Ambas sin rumbo, desarboladas

0
121

Barloventeando

Marina Mercante o Naval: Ambas sin rumbo, desarboladas

Sin razón definida con claridad, se da una incruenta batalla entre los integrantes de la Naval o Armada de México y los Marinos Mercantes, rascando un poco para tratar de entender la causa del combate, solo es posible dar como razón valida, la ambición de los altos mandos, el deseo de poder, por el poder mismo, o para enriquecedse con los privilegios que se derivan de andar incrustado en los altos niveles burocráticos, la política que mejor entendida es grilla o mal manejo del arte político.

Las fuerzas navales en México y en todos los países donde existe esta institución, se crea para defender a la nación creadora de ataques por fuerzas extranjeras, también se da, como en los EU, para atacar a quien no juega con las cartas que gusta jugar el agresor, en muchas naciones, se formaliza el actuar de las fuerzas armadas para acudir en auxilio de las instituciones civiles, en casos de peligro derivado de meteoros o condiciones de emergencia por alborotos terroristas, la ley dispone y regula el actuar de las fuerzas armadas para que su intervención se realice sin afectar los derechos humanos de la ciudadanía, retirándose cuando la contingencia que les llevo a intervenir cesa.

La Marina Mercante es un organismo civil, comercial, existe desde que el hombre descubrió que podía transportar el o sus enseres y consumibles en un tronco ahuecado, su antigüedad se pierde en la noche de los tiempos pero existe desde que apareció el homo sapiens, es un organismo que creció atendiendo los imperativos comerciales de transporte de carga y personas, es un negocio que se ha desarrollado tanto como el ser humano ha necesitado del transporte, ocasionalmente incorporaba a su operacion, armas para defenderse de los asaltos de la delincuencia marinera, los piratas. Esta necesidad de ser defendido o defenderse, motivó que las naciones vieran la conveniencia de crear embarcaciones artilladas, en las que su función principal fue defender los barcos mercantes de los ataques piratas, después, estos mismos barcos desarrollaron tecnología para atacar, invadir naciones enemigas  o aplicar la función imperialista de lucha entre los fuertes y despojo a los débiles.

En México, en tiempos actuales, no hemos tenido necesidad de crear una Marina militar poderosa, no tenemos a quien atacar y la defensa del vecino es una ilusión, la historia relata batallas o acciones navales de combate inexistentes, ante la necesidad de crear héroes o batallas épicas creadoras de héroes, se inventó la heroicidad veracruzana de 1825, cuando se creó la armada de México, merced a la preparación y conocimientos de un marino militar gringo, el Comodoro David Porter, formó la fuerza naval que expulsó a los españoles y la dirigió, dándole personalidad durante mas de cuatro o cinco años, los Navales olvidaron a Porter y dieron inexistente mérito al campechano  Sáenz de Baranda.

Hoy luchan Marinos mercantes y navales, luchan por el poder político que les da oportunidad de hacer negocios, ambos están cortados por la misma tijera, lo triste de la situación, es que ni uno ni otro, han sabido actuar para tener barcos mercantes o una Marina Militar que de motivo a su razón de ser o pelear para tener el poder político de las instituciones marítimas. Deben apartarse de rencillas innecesarias y buscar la fórmula para crear una Fuerza Naval digna y una Marina Mercante que opere atendiendo la necesidad de transportar al año más de 300 millones de Tons. de carga. Hay espacio político para ambos, pero de la pelea actual, saldrán perdiendo todos, aunque sientan que la burocracia les da poder, no existe tal si no hay fuerza naval marítima y barcos mercantes. ¡AGUAS!

Marzo 26 del 2017         lmwolf@prodigy.net.mx                 Luis Martinez Wolf  

Dejar respuesta